Alberto Korda

Biografia OpusVida por dina

Alberto Díaz Gutiérrez, más conocido como Alberto Korda fue un publicitario y fotorreportero cubano.  (14 de septiembre de 1928 – 25 de mayo de 2001) Es célebre por la famosa fotografía tomada a Ernesto Guevara mirando el cortejo fúnebre de los caídos en el sabotaje del barco Le Coubre por parte de la CIA, el 5 de marzo de 1960.

Está considerado el fotógrafo cubano más conocido internacionalmente. Creador de la fotografía de modas en Cuba, junto a la modelo Norka Méndez. Montó un estudio en N y O, en el Vedado, al que denominó Korda, tomado de los nombres de dos artistas húngaros que trabajaban en una película inglesa exhibida en La Habana a finales de los años 50.

En la década de 1940 realizó estudios comerciales en el Candler College y en Havana Business Academy, ambos en La Habana. Fundó junto a Luis Pierce (Luis Korda) los estudios Korda (1953-1968), en los que hacían todo tipo de trabajos comerciales. Aunque su formación es autodidacta aprendió el arte fotográfico primeramente con Newton Estapé y después con Luis Pierce.

Al triunfo de la revolución trabaja en el periódico Revolución y acompaña a Fidel Castro en 1959 en su viaje a Nueva York. En 1960 realizó el retrato El Guerrillero Heroico (Ernesto “Che” Guevara), considerado por los críticos como uno de los diez mejores retratos fotográficos de todas las épocas y la fotografía más reproducida de la historia de la fotografía mundial. Esta foto no se publicó hasta el 15 de abril de 1961. Se utilizó después en 1967 durante los funerales en La Habana del Che. La reprodujeron en tamaño gigante y la colocaron a todo lo alto del edificio del Ministerio del Interior, en la Plaza de la Revolución. Dejó el periodismo luego de 1965, tras trabajar en Granma un breve tiempo.

Fue pionero de la fotografía submarina en Cuba cuando en 1968 se dedicó a ella en el Instituto de Oceanología de la Academia de Ciencias realizando el Atlas de corales cubanos (1969-1981).

Contenido:

  1. Vida
  2. La fotografía del Che
  3. Galería de fotos
  4. Korda más allá de la sombra del Che
  5. Libros Publicados
  6. Premios y distinciones
  7. Exposiciones Personales
  8. Exposiciones Colectivas
  9. Premios
  10. Colecciones

Vida

En la década de 1940 cursó clases comerciales en el Candler College y en la Havana Business Academy, los dos situados en La Habana. Junto a Luis Pierce (Luis Korda) fundó los estudios Korda en el cual trabajó entre 1953 y 1968, en los que realizaban toda especie de trabajos comerciales. Aunque su formación es autodidacta aprendió fotografía en un inicio con Newton Estapé y después con Luis Pierce. Con el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, trabajó para la Revolución y acompañó a Fidel Castro como fotografia en distintos recorridos que el líder cubano realizaba en esos años. 1960 fue el que cambiaría su vida, fue durante este año cuando realizó la famosa fotografía El Guerrillero Heroico, a consideración de grandes críticos es uno de los diez mejores retratos fotográficos de todos los tiempos y constituye la más reproducida de la historia de la fotografía en todo el mundo, sin embargo parte de su grandeza se ha visto oscurecida a causa de que muchas de las fotos que se le adjudican pueden no haber sido hechas por el propio Korda sino que las haya comprado o robado a otros fotógrafos contemporáneos suyos.

La fotografía del Che

Alberto Korda tomó la clásica foto del Che con su vieja cámara Leica, provista de un lente de 90 milímetros, un semitelefoto de potencia regular, rayado por el uso en la superficie. Se hallaba a unos siete metros —¿o eran diez?— de distancia del comandante guerrillero y, precisa, sí, que era una tarde opaca, invernal. Eso explica, dice ahora, que la imagen no sea supernítida, que parezca envuelta en una aureola, que algunos crean verla como una nube en el ambiente: la cabeza solitaria del Che se difumina en una luz pareja y suave.

No hubo ninguna elaboración intelectual en eso. La luz solar, escasa, y el desgaste del lente imprimieron al retrato su atmósfera. ¿Y la composición? “Bueno, ya eso es otra cosa. Es eternamente mía”, afirma. “Si yo le hubiera dado un poco más de negro en el hombro a la imagen, la foto se me hubiera caído”. Llevé el negativo a la ampliadora, enderecé la figura y le di aire alrededor. Creo que el público exige esos detalles del encuadre. Por eso, al verla, encuentra una belleza y una armonía que no sabe de dónde salió, pero que es responsabilidad del artista, y eso es lo que hace que una foto pueda ser única.

La fotografía del Che Guevara fue tomada por Alberto Korda el 5 de marzo de 1960 —cuando Guevara tenía 31 años— en un entierro por las víctimas de la explosión de La Coubre, pero no fue publicada sino hasta siete años después. Cubría como fotorreportero de Revolución la despedida del duelo de las víctimas del sabotaje, perpetrado por la CIA, al barco francés La Coubre —dinamitado en el puerto habanero—, y metido entre la muchedumbre paneaba con su cámara, de izquierda a derecha, el entarimado donde se emplazó la tribuna. De pronto, el Che avanzó hacia la primera fila para mirar la escena. Korda alcanzó a hacer uno, dos o tal vez tres disparos seguidos; un minuto, minuto y medio después, volvía a perderse el Che en el fondo de la tarima. Pero ya había captado la imagen, la misma que siete años después, a la muerte del guerrillero argentino, el editor italiano Feltrinelli (utilizando precisamente esa foto que le regalara en ese mismo 1967 el propio Korda a su paso por Cuba) difundiera en millones de carteles. Alberto Korda, dice, nunca cobró un centavo por dicha fotografía.

El Instituto de Arte de Maryland (Estados Unidos) la denominó Korda’s photo, es decir, La Foto de Korda: “La más famosa fotografía e icono gráfico del mundo en el siglo XX”.

Esta imagen empezó a hacerse famosa unos siete años después de la muerte del Che en Bolivia, cuando un editor italiano, Giangiacomo Feltrinelli se hizo con los derechos para publicar el Diario del Che en Bolivia e imprimió la imagen en un gran póster. Feltrinelli había conseguido de Korda imágenes del Che unos meses antes de su muerte, que fueron usadas para las portadas de la edición italiana del diario..

Fue fundador de la fotografía submarina en Cuba. En 1968 se dedicó a la misma en el Instituto de Oceanología de la Academia de Ciencias realizando el Atlas de corales cubanos. Su obra fotográfica se ha expuesto en las principales galerías del continente europeo y en América, como en otras partes del mundo.

Korda más allá de la sombra del Che (por Manuel de la Fuente)

Aquella imagen ha valido mucho más que mil palabras, mucho más que mil discursos de Fidel, que ya es mucho decir y, sobre todo, es mucho hablar. Una imagen impresa en tazas, muñequeras, camisetas, sudaderas, banderas, juegos de cocina, relojes, mecheros, camisas, gorros, impresa incluso en muchos corazones a lo largo y ancho del mundo desde 1967 en que el editor italiano Feltrinelli la popularizó mediante un cartel que vendió por millones. Sí, claro, no se equivocan, es la foto que el cubano Alberto Korda tomó del Che Guevara («El guerrillero heroico» la tituló) el 5 de marzo de 1960, aquel día en que Castro pronunció su célebre «Patria o muerte, venceremos», tras un sabotaje de la CIA contra un barco francés, el «La Coubre».

Pero la vida y la obra de Alberto Korda es más, mucho más que la continúa presencia de la foto de Ernesto Guevara. Un Korda no tan difundido que se muestra en la exposición «Conocido, desconocido», compuesta por 200 fotografías, que hoy se inaugura en la Casa de América. La muestra recoge el trabajo del fotógrafo entre 1956 y 1968 y se basa en un exhaustivo libro de igual título editado por La Fábrica. La mayoría de las imágenes no habían sido nunca publicadas, e incluso se desconocía su existencia en muchos de los casos, puesto que en 1968 las autoridades cubanas intervinieron el estudio de Korda y se perdió la fotográfica pista de muchos de sus archivos.

Pero, sobre todo, la exposición quiere trazar un perfil de Alberto Korda que escape a la alargadísima sombra de la fotografía del guerrillero heroico. «No hay duda de que Korda supo desde el primer momento que había hecho una buena foto, estaba en el estudio entre sus favoritas», recuerda Alberto Figueroa, también fotógrafo y ayudante y amigo de Korda. Lo que pasó después, la reproducción de esa imagen hasta el infinito, hasta los calendarios, hasta los calzoncillos y los juegos de café es otro cantar, otra historia que Figueroa vivió de cerca, pues no en vano, cuando en 1967 se hicieron las dos copias para Feltrinelli él fue, precisamente, quien las procesó: «Para cualquier fotógrafo, que una imagen tuya empiece a ocupar un espacio cada vez más público es un motivo de orgullo. Pero después empezó la explotación económica, de la que Korda no percibió un centavo». Alberto Korda llevó la situación con la mayor paciencia posible, como rememora Figueroa: «Al principio, le parecía bien, pues servía a los ideales del Che que él también compartía. Pero cuando vio la imagen en una marca de vodka, tomó cartas en el asunto y buscó un abogado».

La exposición se articula en cinco secciones temáticas que quieren abarcar toda la obra del fotógrafo cubano: Studios Korda, los líderes, el pueblo, la mujer y el mar. Los cinco ases que Alberto Korda se sacaba de la manga de su talento, de una manera peculiar, sencilla y exacta como explica Figueroa. «Él no era ese típico fotógrafo yendo y viniendo por la calle con la cámara al hombro, él no andaba buscando instantáneas. Más que andar a la caza de la foto él siempre estaba buscando esencias. No hay que olvidar que su formación era de publicista, no de reportero».

Más allá (o más acá) de la Revolución Cubana (Fidel arengando, Fidel de buceo, Fidel en la zafra, Fidel en la nieve, Fidel a Dios rogando y con el mazo dando) Korda fue un artista polifacético, que igual se movió en las aguas del glamur de las revistas de moda, como entre los campesinos y la caña de azúcar, entre los barbudos como en los fondos submarinos de coral cercanos a La Habana y Varadero, una actividad, la fotografía subacuática, a la que dedicó buena parte de su vida. Vida que acabó en París, el 25 de mayo de 2001, en su salsa, como recuerda, finalmente, Figueroa «tomándose un trago, con su cigarrillo y con una mujer». Que no sólo del Che vive el fotógrafo.

Libros Publicados

* Libro oficial de la visita del Papa a Cuba, editado en Italia.

* Korda en sus setenta años, de 1998.

* Alberto Korda, de 1999, editado en Noruega.

* Momenti della storia, de 1988, editado en Italia.

* Fidel, Barbudos (junto a Corrales y Salas), 1996.

* Cuba la fotografía de los años 60, (1988).

* Canto a la Realidad, fotografía Latinoamericana (1860-1993), editorial Lunwerg, de España, 1993.

* Cuba: 100 años de fotografía, editorial Mestizo, España, 1998.

Premios y distinciones

* La Distinción por la Cultura Cubana (1982, Cuba).

* Tercer premio en el 5to. Premio Internacional de Fotografía Submarina “Mauricio Sana” (1979, Italia).

* La Orden Félix Varela de Primer grado (1994, Cuba).

* El Premio OLORUM CUBANO, correspondiente a 1998, del Fondo Cubano de la Imagen Fotográfica.

* Primer premio Foto Histórica de la revista Revolución y Cultura; X Salón Nacional de Fotografía 26 de julio (1980, Cuba).

Exposiciones Personales

Entre sus presentaciones personales están en 1962, Helsinki, Finlandia; 1985 Gallería H. Diafragma Canon, Milán, Italia; 1986, Galería Servando Cabrera, La Habana; 1988, “Festa de L’Unita”, Rosignano, Italia; Centro Cultural de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina; 1989, Maison de la Culture de la SeineSaint Denis, París, Francia; 1990, Galerie du Jour Agnés B, París, Francia; y en Kulturhuset Slurpen, Oslo, Noruega; 1991, 4ta. Bienal de Fotografía de Córdoba Alcázar de los Reyes Cristianos, Córdoba, España; 1995, Museo Ken Damy de Fotografía Contemporánea, Brescia, Italia; 2000, Roy Boyd Gallery, Chicago, Illinois, EE.UU.

Exposiciones Colectivas

Entre las numerosas exposiciones colectivas puede hacererse una selección: en 1962, Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana, Cuba; 1967, “Expo’67”, Pabellón Cubano, Montreal, Canadá; 1978, Museo de Arte Moderno, México, D.F.; 1980, Consejo Mexicano de Fotografía, México, D.F., y Centro de Arte Internacional, La Habana, Cuba; 1983 Westbeth Gallery, Nueva York, EE.UU.; 1984, Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana, Cuba; 1986, Photographic Resource Center, Boston University, Boston, Massachusetts, EE.UU.; 1992, Neue Gesellschaft für Bildende Kunst, Berlín, Alemania; 1999, Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, La Habana, Cuba; 2002, Museum of Art, Fort Lauderdale, Florida, EE.UU.

Premios

Entre los premios obtenidos están en 1959, Premio Palma de Plata. Mejor Fotorreportero del Año. Periódico Revolución, La Habana; 1960_1963; 1979 Tercer Premio. 5to Premio Internacional de Fotografía Submarina “Maurizio Sana”, Italia; 1982, Distinción por la Cultura Nacional. Consejo de Estado, República de Cuba; 1994, Orden Félix Varela de Primer Grado, Consejo de Estado, República de Cuba.

Colecciones
Sus principales obras se encuentran expuestas en Casa de las Américas, La Habana, Cuba, Center for Cuban Studies, Nueva York, EE.UU., Centro Studi e Archivio della Comunicazione, Universidad de Parma, Parma, Italia, Consejo Mexicano de Fotografía, México, D.F., México, Fototeca de Cuba, La Habana, Cuba, Galleria IF, Milán, Italia, Galleria Il Diafragma Kodak, Milán, Italia, Maison de la Culture de la Sein Saint Dennis, París, Francia, Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana, Cuba, Museum of Art, Fort Lauderdale, Florida, Estados Unidos.

Paco de Lucia

Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras (Cádiz), 21 de diciembre de 1947, Cancún (México), 26 de […]

Lermo Balbi

Lermo Balbi, fue un poeta, escritor y dramaturgo nacido en Rafaela, provincia de Santa Fe, donde también falleció. Bachiller, fue […]

Francisco Paco Urondo

Francisco Paco Urondo fue un poeta, periodista, académico y militante político.Dio su vida luchando por el ideal de una sociedad […]

Los Muppets

Los Muppets son un grupo de marionetas creados por Jim Henson en 1964. Este peculiar grupo de personajes fue protagonista […]