Alexandre Dumas

Biografia OpusVida por magui

PAGINAS: 1 2

Alexandre Dumas, conocido en los países de habla hispana como Alejandro Dumas, fue un novelista y dramaturgo francés. (Villers-Cotterêts, 1802 – Puys, cerca de Dieppe, 1870),  Su hijo, Alexandre Dumas fue también un escritor conocido.

Uno de los escritores franceses más leídos, es conocido ante todo por sus novelas históricas Los tres mosqueteros (1844) y El conde de Montecristo (1844).

Contenido:

  1. Biografía
  2. D´Artagnan y su trilogía
  3. Obras atribuidas a Dumas
  4. Reconocimiento póstumo
  5. El último best seller de Alejandro Dumas
  6. Un clásico que vende best sellers
  7. Video de “El conde de Montecristo”
  8. Una novela imprescindible
  9. La novela no se quedará sin final
  10. Galería de fotos de Alejandro Dumas
  11. Obras
  12. Novelas cortas y cuentos
  13. Novelas y cuentos infantiles
  14. Novelas
  15. Novelas de Impresiones de Viajes
  16. Novelas de horror
  17. Novela histórica
  18. Novelas sobre Italia
  19. Novelas sobre Rusia
  20. Novelas sobre episodios contemporáneos
  21. Novelas biográficas
  22. Teatro

Biografía

Nació el 24 de julio de 1802 en Villers-Cotterêts. Hijo del general francés Thomas Alexandre Davy de la Pailleterie, mejor conocido como Thomas-Alexandre Dumas; nieto del Marqués Antoine Alexandre Davy de la Pailleterie quien se casó con Marie Cessette Dumas, una esclava negra de Santo Domingo. Su padre era un hombre robusto, diestro en el uso de la espada y del que se cuentan numerosas proezas, todas ellas relacionadas con su capacidad y poder físico.

Apasionado cazador, el padre de Dumas murió cuando él tenía cuatro años de edad. Dada la exigua pensión de que disponía su madre, Dumas recibió una escasa educación escolar. Con unos estudios deficientes empezó a trabajar como mensajero, vendedor de tabaco y como pasante de un notario. Dumas tenía un carácter indómito y soñador, dedicaba su tiempo a la caza y al cortejo de las muchachas de su edad.

En 1822 realizó su primer viaje a París, financiado con el producto de la caza. Quedó fascinado por la ciudad y el teatro. Por ello, unos meses después decidió volver con algunas cartas de recomendación para los antiguos amigos de su padre, afectos casi todos ellos a los Borbones.

En 1823 se instala en París y entra al servicio del Duque de Orléans como escribiente, gracias a su perfecta caligrafía y a la recomendación del General Foy. Continúa escribiendo y completando su formación de manera autodidacta. En 1825 se estrena su primer vaudeville, La caza y el amor y en 1826 publica su primera novela en prosa, Blanca de Beaulieu.

Con la representación, por la Comédie française en 1830, de Enrique III y su corte, consigue gran notoriedad y, en 1831, con Antony alcanza su primer éxito. Éxito que continuará a lo largo de su carrera literaria con el género de su predilección: el drama y la novela histórica. Se dice que fue el introductor del Romanticismo en el teatro francés, mostrando personajes orgullosos de sus propias pasiones.

Repartía el tiempo entre el trabajo, el estudio y el amor, que en 1824 lo sorprendió con un hijo, Alejandro Dumas hijo, fruto de su romance con la costurera Marie-Catherine Lebay. El 5 de marzo de 1831 vino al mundo Marie-Alexandrine, fruto de su relación con la actriz Belle Krebsamer, quien lo obligó a reconocer a la recién nacida, así como a su primogénito.

En 1832 Dumas realizó su primer viaje al extranjero (Suiza). Siguieron Italia (1835), Bélgica y Alemania (1838). Así inició su producción de diarios de viajes. También en 1838 sufrió la pérdida de su madre, a quien siempre dedicó sus mayores cuidados. En 1840 se casa con la actriz Ida Ferrer. Aunque no duró mucho el matrimonio, continuó ligado a ella debido a asuntos legales y económicos.

Es un autor prolífico (tragedias, dramas, melodramas, aventuras…) aunque, para atender a la creciente demanda del público, tuvo que recurrir a la ayuda, notoria, de “colaboradores” entre los que destacó Auguste Maquet (1839-1851) que intervino en varias de sus novelas, entre ellas Los tres mosqueteros y El Conde de Montecristo (1844). Sus novelas históricas llenas de vivacidad, gozaron del beneplácito del público, propiciadas por su publicación, por entregas, en los periódicos.

En 1846, cuando se encontraba en la cúspide de su carrera y su fama desbordaba las fronteras de su país natal, el ministro de Instrucción Pública de Francia, M. de Salvandy, invitó a Dumas a viajar a Argelia, a donde fue junto a su hijo y a un grupo de amigos. Recorrieron España y luego tomaron el barco La Veloce en el puerto de Cádiz, que los condujo a Argelia y Túnez. Las vivencias durante esos dos viajes se recogen en sus libros De París a Cádiz y La Veloce.

Amasó una considerable fortuna que dilapidó con prodigalidad en fiestas y cenas. Se hizo construir un castillo en Porty-Marly denominado Monte-Cristo. Para ello llevó decoradores de Argelia y compró los muebles clásicos más caros. Mantenía a sus hijos, a las madres de ellos y a varias amantes, muchas de ellas actrices. Vivía con gran lujo y derroche; y aunque llegó a ganar sumas enormes de dinero, siempre estaba endeudado.

Tomó parte activa en la Revolución de 1848, con lo que se vio involucrado en problemas políticos. En ese mismo año rompió su relación con Maquet, el cual le denunció por haberse aprovechado de él. El juicio dictó que tenía que pagarle 145,000 francos en 10 años. Asediado por los acreedores, huyó a Bruselas en1850, en donde terminó de escribir sus Memorias.

Regresó a París en 1853 y se embarcó en diversas empresas, cada cual más ruinosa. En 1847 había fundado el Théâtre Historique que, cuatro años más tarde, fue a la bancarrota. Fue también fundador del semanario Le Monte-Cristo (1857-1860) que también quebró.

En 1858 fue invitado por una acaudalada familia rusa a un viaje de placer, que lo llevó a San Petersburgo, Moscú, Astrakhan, Baku, Georgia y las costa del Mar Negro. Ese viaje de nueve meses fue de gran provecho para su trabajo literario. A su regreso público varios libros sobre ese tema, así como traducciones de importantes autores rusos de esa época.

En 1859 viajó a Italia. Ahí conoció al general Giuseppe Garibaldi, a quien se une en Sicilia y ayuda con la compra de armas en Marsella, que él mismo transportaría en su buque Emma. Luego se dirigió a Tierra Santa. Camino hacia allá recibe la noticia de que Garibaldi ha desembarcado en Nápoles, por lo que se traslada a Palermo, desde donde comienza a transmitir a La Presse sus escritos sobre la situación de la guerra. (Los Garibaldinos).

Después de la victoria, Garibaldi nombra a Dumas Jefe de Excavaciones y Museos de Nápoles, donde vivió hasta 1864. De ese período es su libro La San Felicey también por esos días nació su otra hija Micaela, de su relación sentimental con Emilia Cordier.

A pesar de la vejez y la enfermedad, los relatos de Dumas continuaban llenando los diarios de París. Así que hasta sus últimos días sus seguidores pudieron disfrutar de El caballero Hector de Sainte-Hermine, su última novela publicada por entregas en Le Moniteur Universal.

También desde 1869 trabajó en la recopilación de recetas de cocina de varios países que había visitado, para publicarlas en un gran volumen. Ese libro se terminó póstumamente (1873), bajo el título de Gran Diccionario de Cocina.

En 1870 Dumas se refugia en la casa de campo de su hijo en Puys, imposibilitado de regresar a la capital por la guerra con Prusia y su estado de salud. Muere de un ataque al corazón el 5 de diciembre, el mismo día en que los prusianos entraban en el pueblo.

Publicó aproximadamente 300 obras y numerosos artículos, convirtiéndose en uno de los autores más prolíficos y populares de Francia. Sus novelas van desde la aventura a la fantasía, pasando por la historia.

D´Artagnan y su trilogía

Los lectores más memoriosos recordarán que, después de haber presentado en sociedad a D”Artagnan (el joven de origen gascón que se trasladó a París con el sueño de convertirse en un mosquetero y servir al rey Luis XIII) valiéndose de la publicación de “Los tres mosqueteros”, el escritor francés Alejandro Dumas decidió difundir más vivencias de ese entrañable personaje a través de obras como “Veinte años después” y “El vizconde de Bragelonne”.

Quien lea la segunda entrega de la trilogía encontrará protagonistas ya maduros que, frente a un nuevo contexto político-social surgido tras la muerte de Luis XIII y el Cardenal Richelieu, deciden viajar a Inglaterra para intentar salvar al rey Carlos I de la revolución de Oliver Cromwell. Aunque el tiempo pasó y les puso en el camino otras realidades, estos mosqueteros surgidos de la mente del talentoso Dumas no han perdido su afán de unir fuerzas a favor de la defensa del honor y la verdad. Gracias a esos ideales, los cuatro amigos demostrarán, a lo largo del relato, que todavía mantienen intacto el espíritu de lucha que tanto los identificó durante su juventud.

Como sabrá más de un fanático de esta antigua saga que, aún en la actualidad, resulta entretenida e interesante, D”Artagnan se ganó el respeto de los mosqueteros Athos, Porthos y Aramis después de demostrar su valentía frente a los guardias del Cardenal Richelieu, quienes enfrentaron al grupo tras descubrir que estaban llevando a cabo un duelo y ese tipo de enfrentamientos, por esa época, estaba prohibido por decreto real.

Si la trama de la inolvidable y exitosa novela titulada “Los tres mosqueteros” los cautivó, no deberían dejar de leer “Veinte años después”. Allí, además de aventuras y referencias históricas, es posible descubrir contenidos de gran valor vinculados a la justicia, la lealtad y la amistad.

Obras atribuidas a Dumas

En muchas ocasiones, con fines de venta, se han atribuido a Dumas algunas obras que nunca fueron escritas por él. El caso más notorio es La mano del muerto, continuación de El conde de Montecristo. Esta obra no fue escrita por Dumas, sino por el escritor portugués Alfredo Hogan.

Aunque la lista de obras atribuidas a Dumas es larga, también se pueden mencionar La novela de Violeta, El hijo de Portos, Confesiones de la Marquesa, Los caballeros templarios, entre otras. Algunas publicadas bajo su nombre, son sólo traducciones, como Ivanhoe de Walter Scott.

Reconocimiento póstumo

Sepultado en el cementerio de su pueblo natal Villers-Cotterêts hasta el 30 de noviembre del 2002, cuando el Presidente francés Jacques Chirac ordenó fuera sepultado en el Panteón de París.

Su cuerpo fue exhumado y en una ceremonia televisada fue depositado en el mausoleo, junto a otros ilustres escritores de Francia. El presidente francés reconoció que este hecho no se había llevado a cabo antes por el racismo que prevalecía en la sociedad y reconocía que la Francia ha tenido muchos escritores ilustres, pero ninguno tan leído como Dumas, ya que sus libros se han traducido a más de 100 idiomas.

En su alocución, el Presidente Chirac dijo: “…Con Ud, nosotros fuimos D’Artagnan, Monte Cristo o Bálsamo; recorrimos las calles de Francia, participamos en batallas, visitamos palacios y castillos; con Ud, nosotros soñamos…”

Dumas también tiene un monumento en la Plaza de Malesherbes de París, que fue inaugurado en 1883. Esta estatua fue diseñada por Dore, y junto a la imagen en bronce del escritor, aparece su personaje más destacado, el famoso mosquetero D’Artagnan.

El último best seller de Alejandro Dumas

Un libro del escritor francés descubierto recientemente ha vendido 60.000 copias en Francia. La novela es la única de toda su obra que retrata la época de Napoleón

Claude Shopp, un investigador y especialista de la obra de Alejandro Dumas, llevaba años detrás de su obra perdida, El caballero Hector de Sainte-Hermine, sin que su búsqueda diera fruto alguno.

Más tarde, cuando prácticamente había desistido, encontró por casualidad un fragmento de la obra en un ejemplar del periódico Le Moniteur universal de la época y descubrió que Dumas había publicado la novela por entregas entre el 1 de enero y el 26 de octubre de 1869.

Shopp fotografió todos los ejemplares y recopiló la obra, que resultó estar incompleta. Al principio, el descubridor pensó que Dumas había dejado la novela sin terminar, pero la aparición de unos capítulos finales manuscritos en una biblioteca checa, sembró la duda sobre si el escritor la finalizaría antes de morir meses más tarde.

Un clásico que vende best sellers

El caballero Hector de Sainte-Hermine ha vendido en Francia más de 60.000 ejemplares, algo insólito tratándose de un clásico.

Resulta paradójico que Alejandro Dumas, que murió hace más de dos siglos, aún siga siendo un escritor de masas. Su última novela se ha posicionado en las estanterías de los más vendidos en las librerías francesas y se ha traducido a 15 idiomas.

En España, la editorial Emecé ha sacado una primera edición de 5.000 ejemplares.

Una novela imprescindible

Aunque Claude Shopp dijo que El caballero Hector de Sainte-Hermine no puede considerarse como una de las mejores novelas de Alejandro Dumas, sí resaltó su importancia dentro de la obra del escritor francés.

Shopp ha comparado a Dumas con Benito Pérez Galdós, en el sentido de que las novelas de estos dos autores reflejan la realidad social de la historia en la que se sitúa la trama.

A raíz de esto, el investigador ha resaltado que El caballero Hector de Sainte-Hermine es la única novela de Alejandro Dumas que retrata la época de Napoleón Bonaparte.

El Caballero Hetor de Sainte-Hermine es la última parte de una trilogía que se completa con Los compañeros de Jehu y Los blancos y los azules. Cuenta la historia del Caballero del mismo nombre que encomienda su vida a vengar la muerte de su padre y sus dos hermanos y luchar contra Napoleón Bonaparte. El héroe es arrestado y condenado a muerte aunque finalmente consigue salvarse.

PAGINAS: 1 2

Paco de Lucia

Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras (Cádiz), 21 de diciembre de 1947, Cancún (México), 26 de […]

Lermo Balbi

Lermo Balbi, fue un poeta, escritor y dramaturgo nacido en Rafaela, provincia de Santa Fe, donde también falleció. Bachiller, fue […]

Francisco Paco Urondo

Francisco Paco Urondo fue un poeta, periodista, académico y militante político.Dio su vida luchando por el ideal de una sociedad […]

Los Muppets

Los Muppets son un grupo de marionetas creados por Jim Henson en 1964. Este peculiar grupo de personajes fue protagonista […]