Charlie Parker

Biografia OpusVida por magui

PAGINAS: 1 2

Charles Christopher Parker Jr., conocido como Charlie Parker, fue un saxofonista y compositor estadounidense de jazz. Apodado Bird, es considerado uno de los mejores saxofonistas altos de la historia del jazz, siendo una de las figuras claves en la evolución del jazz y uno de sus artistas más legendarios y admirados.

Nació en Kansas City, el 29 de agosto de 1920 y falleció en Nueva York, el 12 de marzo de 1955.

Junto con Bud Powell, Dizzy Gillespie, y otros, es uno de los iniciadores del estilo bebop. Su estilo rompe con el del swing y se basa en la improvisación sobre una melodía modificando los acordes, creando así nuevas melodías sobre la estructura de los temas. En este sentido, aparte de su obra interpretativa, Parker es autor de varios temas que se han convertido en estándares del jazz: “Anthropology”, “Ornithology”, “Scrapple From the Apple”, “Ko Ko”, “Now’s the Time” y “Parker’s Mood”.

«Ha pasado mucho tiempo, y no muchos recuerdan cómo era, ni siquiera aquellos que estuvieron ahí y vieron lo que ocurría y quienes compartieron noche tras noche el misterioso encanto creado por las conversaciones, la risa, el maquillaje, el polvo, el perfume, el dulce, el alcohol y la comida, todo mezclado y cocinado como un filete en el fogón de un restaurante y llevado a un momento de difícil significado por los timbres y acentos de los instrumentos musicales en el Minton’s Playhouse. Fue un momento excepcional, y el mundo estaba moviéndose con el cambio»

Así describía, desde la nostalgia, el novelista afroamericano Ralph Ellison el ambiente del lugar que marcó un lugar destacado en la historia de la música del siglo XX. Con el añadido de que lo que albergó el Minton’s fue el surgimiento de una revolución musical de la misma importancia que las protagonizadas por Mozart o Beethoven. Nada menos. Una revolución cuyo nombre se resume esta vez en el de Charlie Parker, muerto hace 50 años, el 12 de marzo de 1955, a los 35 años de edad.

Claro está, la cita de Ellison sirve para iniciar un relato de una vida, una semblanza que quiere, más que homenajear una figura, hacerlo con un género muy querido y con una época. El final, trágico, de esta historia, lo retrata Allen Ginsberg en su gran poema ‘Aullido’: «He visto las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientos histéricas desnudas, / arrastrándose de madrugada por las calles de los negros buscando el pico rabioso, / ángeles rebeldes quemando por la vieja conexión celestial hacia la dinamo estrellada en la maquinaria de la noche, / que pobres y andrajosos y ojerosos y colocados se pasaron la noche fumando en la oscuridad sobrenatural de agujeros flotando sobre las azoteas de las ciudades contemplando el jazz». Este poema, sintomático y casi manifiesto generacional del movimiento beat, está fechado entre 1955 y 1956, justamente cuando Parker había consumado su drama de autodestrucción y genialidad.

Contenido:

  1. Comienzos
  2. Escucha “Oh, Lady Be Good!” por Charlie Parker, Lester Young, Johnny Hodge
  3. Duelos de saxo
  4. Video: “Hot House” por Charlie Parker y Dizzy Gillespie
  5. Poco comprometido
  6. Intentos de suicidio
  7. Galería de fotos de Charlie Parker
  8. Fallecimiento
  9. Jazz latino
  10. Leyenda
  11. Selección discográfica

Comienzos

Parker había sido el hijo único de, Addie Parker y un bailarín de claqué Charles Parker, cocinero de trenes y también alcohólico, que dejó a la familia cuando Charlie tenía 11 años. Sus inicios en la música fueron a una edad temprana. Tocó en un principio la tuba barítona, antes de cambiarse al saxofón. Su madre se negó a la tuba, pensando que no era un instrumento adecuado para él, así que, ahorrando de todas partes, le compró un saxo alto. Con este tocó en locales oscuros de su natal Kansas City, ciudad clave en la evolución del blues y de sus derivados, justo cuando comenzó a estudiar tal vez innecesariamente música en el Lincoln College.

Aprendió de manera autodidacta fijándose de los grandes saxofonistas de la época, sobre todo en Lester Young y Buster Smith, sus primeras influencias. A los catorce años abandonó la escuela para sumergirse de lleno en el ambiente musical de su ciudad.

Al calor de las melodías nuevas de Lester Young y de Ben Webster, a los 15 años recibió Parker el carné de músico profesional que le permitió formar parte del sindicato de músicos de Kansas al tiempo que, artista adolescente, se casó, por fuerza mayor, con una antigua compañera del colegio. Para entonces, Parker además de padre precoz era un consumado catador de marihuana y alcoholes intensos, también de benzedrina disuelta en café para favorecer un insomnio que era, en él, propicio para la música. El día de Acción de Gracias de 1936 un accidente de coche le partió la columna y varias costillas, mató a su mejor amigo y le hizo adicto a la morfina primero y a la heroína más tarde. También le hizo divorciarse.

Son los años 30 los del triunfo del swing encarnado en Benny Goodman, tiempos de música optimista que intenta vencer a la gran depresión, tiempos de consumo creciente que consagra un tipo de música, destinada al baile y la celebración, que llevó a decir a Duke Ellington que el jazz es música y el swing sólo negocio.

Con todo, el swing se combinó con el blues en Kansas City y fueron los músicos de allí los que, en el crisol de Nueva York, a donde llega Parker como polizón de un tren de carga en el verano de 1939, cambiaron para siempre la historia del jazz. Así, imaginemos a Parker con 19 años trabajando como lavaplatos en un club en el que actuaba el pianista Art Tatum, al que admiraba, y experimentando en diciembre de ese año el gran deslumbramiento, su epifanía, en el Minton’s, donde acudía la noche de un lunes, día en el que Teddy Hill, ex director de banda y propietario del local de Harlem, en la calle 118, ofrecía comida y bebida gratis para los músicos que quisieran actuar gratis en el local.

 

Esa noche, Parker descubrió que se podía improvisar no sobre una melodía, sino sobre los acordes de la misma, con la misma libertad de la pintura abstracta. Parker conocía muy bien que toda música es abstracta y que, como las matemáticas, no necesita a los humanos sino para crearlas y admirarlas y que por la eternidad, toda la eternidad, pueden, y de hecho lo hacen, existir sin nosotros. En el Minton’s Playhouse, Charlie Parker redescubrió, inventó una vez más, la música. «Cobré vida. Podía volar», diría más tarde. Para entonces, se vendían más de 40 millones de discos de Estados Unidos, en Europa la gente había comenzado a morir y aún quedaban unos meses para que Norteamérica entrara en el conflicto y el jazz representara, más que nunca, los valores de la democracia y la libertad.

Escucha “Oh, Lady Be Good!” por Charlie Parker, Lester Young, Johnny Hodge utilizando el siguiente reproductor:

Duelos de saxo

Mientras llegaba la guerra, el Minton’s fue testigo de los duelos de saxo entre Lester Young y Ben Webster, peleando como perros y llamando después a sus madres para contar la hazaña, y será escenario de la música del trompetista Roy Eldridge, dueño de un sonido duro y desgarrado que Parker también asimilará hasta forjar lo que, desdeñoso, llamará ‘música china’ el cantante Cab Calloway, cansado del aceleramiento y el vértigo de esa música que invadía a Parker, dueño de un fraseo único que fijará en discos a partir de 1942 acompañado por Dizy Gillespie, trompetista y cómplice de la revolución que levantará Parker y de la que Parker será víctima.

La llama arde rápido; Charlie Parker tocó con Miles Davis, con Gillespie, ahondó en su adicción a la heroína, contempló cómo la vida es breve y es largo el arte, y la echó al garete, siendo ya conocido como Bird e incluso Yarbird, ave de corral, en referencia a sus maneras tímidas, a sus movimientos acelerados y huidizos. También experimentó un regreso de dos años a Kansas City como músico con prestigio, y fue expulsado del ejército a finales de 1942 por su drogodependencia. Este hombre, que será el protagonista, bajo nombre ficticio, de uno de los cuentos más importantes de Julio Cortázar, ‘El perseguidor’, sentía ya que el tiempo quedaba suspendido mientras hacía música, que la inmortalidad habita en lo fugaz. En una entrevista, Cortázar refiere cómo llegó a elegir a Parker como su protagonista: «Tenía que ser un individuo que respondiera a características muy especiales. Es decir, todo eso que sale de ‘El perseguidor’: un individuo que al mismo tiempo tiene una capacidad intuitiva enorme y que es muy ignorante, primario. Es muy difícil crear un personaje que no piensa, un hombre que no piensa, que siente. Que siente y reacciona en su música, en sus amores, en sus vicios en su desgracia, en todo. Y en ese momento murió Charlie Parker. Yo leí en un diario una pequeña biografía suya -creo que era de Charles Delonnay- en la que se daba una serie de detalles que yo no conocía. Por ejemplo, los períodos de locura que había tenido, cómo había estado internado en Estados Unidos, sus problemas de familia, la muerte de su hija, todo eso. Fue una iluminación. Terminé de leer ese artículo y al otro día o ese mismo día, no me acuerdo, empecé a escribir el cuento. Porque de inmediato sentí que el personaje era él; porque su forma de ser, las anécdotas que yo conocía de él, su música, su inocencia, su ignorancia, toda la complejidad del personaje, era lo que yo había estado buscando».

Video: “Hot House” por Charlie Parker y Dizzy Gillespie


 

Poco comprometido

La adicción hizo que Parker faltara a sus compromisos, que Gillespie, que le consideraba «la segunda mitad de mi compás», rechazara volver a actuar o grabar con él, palabra a la que pocas veces faltará. Testimonio de esta crisis es la grabación del tema ‘Lover man’ del 29 de julio de 1946, que recoge cómo el saxo apenas se sostenía en las manos crispadas de Charlie, víctima del alcohol y las drogas; entraba a destiempo, no mantenía el tempo, pero hay momentos sublimes, enternecedores, emocionantes, en esa torpe y tristísimo grabación de la que Bird saldrá para una cura de desintoxicación en Hospital de Camarillo, en California, del que saldrá siete meses después para iniciar la etapa más brillante y final, de cuatro años, en la que el reconocimiento de esa nueva música crispada, el be bop, no basta para distraer su declive íntimo.

PAGINAS: 1 2

Paco de Lucia

Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras (Cádiz), 21 de diciembre de 1947, Cancún (México), 26 de […]

Lermo Balbi

Lermo Balbi, fue un poeta, escritor y dramaturgo nacido en Rafaela, provincia de Santa Fe, donde también falleció. Bachiller, fue […]

Francisco Paco Urondo

Francisco Paco Urondo fue un poeta, periodista, académico y militante político.Dio su vida luchando por el ideal de una sociedad […]

Los Muppets

Los Muppets son un grupo de marionetas creados por Jim Henson en 1964. Este peculiar grupo de personajes fue protagonista […]