Chiquito Uleriche

Biografia OpusVida por dina

Agustín Carlos Uleriche, mas conocido como “Chiquito”, fue el propietario del famoso restaurante El Quincho de Chiquito de la Chiquito Uleriche ciudad de Santa Fe que durante décadas despertó el  interés de santafesinos y de las personalidades del ámbito deportivo, político y del espectáculo que visitaron Santa Fe.

Por su famoso restaurante desfilaron personajes como Alain Delon, Diego Maradona, Carlos Menem, Susana Giménez, Horacio Guarany, Ramón "Palito" Ortega, Julio César Vázquez, "Locomotora" Castro, Jorge Rojas, Carlos Reutemann y, por supuesto, Monzón. Todos aparecen junto a "Chiquito" en las fotos que cuelgan de las paredes del Quincho de Chiquito.

Biografía de Chiquito Uleriche

  1. Chiquito
  2. El Quincho de Chiquito
  3. Fotos de Chiquito Uleriche
  4. Chiquito Uleriche y Carlos Monzón
  5. Chiquito Uleriche habla de su relación con Carlos Monzón
  6. Chiquito Uleriche y Amílcar Brusa
  7. Personalidades que pasaron por el Quincho de Chiquito
  8. La muerte de Chiquito
  9. Videos de Chiquito Uleriche

Chiquito

Chiquito Uleriche nació en el paraje Estancia Los Cuervos, a sólo 30 kilómetros de la ciudad de Santa Fe, el 29 de mayo de 1937 y falleció el 22 de agosto de 2011 en Santa Fe.

Hijo de Carlos Uleriche y Martina Savoye, desde muy pequeño comenzó su estrecha relación con el río.

Siempre fue Chiquito. Chiquito Uleriche. Así lo llamaban sus amigos que fueron legiones. Respetado y querido. Generoso, hospitalario, derecho. Tenía el señorío y la distinción del criollo. Y lo era, porque esa virtud no pertenecen a una raza, sino a una manera de vivir, a una elección de vida.

Sus quinchos en la Costanera y en la Vuelta del Pirata fueron un orgullo para Santa Fe y los santafesinos. En los rincones más lejanos de la patria se hablaba de Chiquito y su comedor de pescado. En Brasil, en Uruguay, en Chile he encontrado gente que pronunciaban su nombre con respeto. Una vez en Madrid dos amigos argentinos me decían que extrañaban el quincho de Chiquito. Lo decían sin sentimentalismos fáciles, con la certeza que domina a quienes extrañan algo que se quiere.

El don de la amistad fue su virtud destacada. Sus valores pertenecían a un tiempo antiguo, a un tiempo donde el apretón de manos, la palabra empeñada, el abrazo cordial valía igual o más que un documento.

Toda charla con Chiquito significaba recuperar un pasado forjado en fogones criollos y alrededor de una mesa ancha y generosa, un pasado tejido entre hombres solitarios, recatados y de palabras justas que celebraban diariamente la ceremonia de la amistad acompañados de un vaso de vino y el rasgueo sentencioso de una guitarra o el lamento discreto de un acordeón.

Chiquito fue un gran señor. Un caballero, un caballero de alpargatas y pañuelo al cuello. Su nobleza no provenía de la sangre o de la fortuna, sino del corazón. Fue un hombre de códigos y contraseñas. Respetaba y lo respetaban. Conversaba con todos, pero no con cualquiera. Como el personaje de Antonio Machado, sabía hablar consigo mismo.

En el mundo hay hombres para quienes la razón de su existencia es el poder, el dinero o el placer. Para Chiquito la razón de su vida fue la amistad. Nada podía desplazar esa fe, esa convicción, ese credo laico que profesaba sin estridencias pero con secreto orgullo.

El aprendizaje a Chiquito le venía de lejos. Su padre fue el capataz de la estancia de Los Cuervos y el muchacho forjó su corazón en aquellas jornadas a cielo abierto, bajo la luz del sol o el brillo oscilante de las estrellas. Entonces los hombres se reunían alrededor del fogón o de la parrilla. La hospitalidad era el hábito. El mate amargo, el trozo de carne asado y el vaso de vino siempre estaban disponibles.

Chiquito nunca olvidó aquellas lecciones de vida aprendidas al lado de su padre en un tiempo que seguramente se confundía con la eternidad. Y siempre recordará aquella noche cuando un carro tirado por un matungo viejo y cansado se acercó al fogón buscando un plato de comida y una jarra con agua. Y siempre la recordará porque en ese carro viajaba un chico que se llamaba Carlos Monzón.

EL Quincho de Chiquito

"El Quincho de Chiquito nació el 28 de agosto en 1965 en la Vuelta del Pirata, a 25 kilómetros de Santa Fe, sobre la Ruta 1, camino a Reconquista. Después, debido a la crecida del río que lo inundó en el '83, nos vinimos a este lugar, en la costanera", contó Mary, su esposa y compañera.

Chiquito sostuvo alguna vez que en la Vuelta del Pirata “trabajaba como pescador artesanal y vendía el producido de mi pesca a acopiadores, el pescado sobraba y, entonces, posteaba algunos amarillos y moncholos, los fritaba en mi ollita negra al lado de mi canoa, en la vera del arroyo Leyes, e invitaba a quien lo quisiera, a cambio de algo de provista para mi ranchada en la isla. Pasó poco tiempo y mi fritanga tuvo un éxito impensado. Tal es así que, los mediodías de los domingos, gente de la ciudad venía a la costa a comer mi frito, de parado y a la sombra de un aromo, al lado del río… Al ver esto, mi amigo, don Roco D’Aleva, trajo de regalo un tablón y dos caballetes, para que les ofreciera a mis clientes mayor comodidad.

Más gente me visitaba, la sombra del aromo fue quedando chica, y comencé a fabricarle un alero de paja a mi ranchada, donde ubiqué el tablón y algunas sillas… Pero en poco tiempo me quedé corto de espacio, y el alero se transformó en quincho, que siguió creciendo, y abrió sus puertas a todos el 28 de agosto de 1965”.

El Quincho de Chiquito estuvo ubicado en la Vuelta del Pirata hasta que, la devastadora crecida del Paraná de 1983, obligó a la mudanza a la ciudad de Santa Fe. Tras un período en la Rotonda de la Costanera, el actual emplazamiento abrió sus puertas el 2 de febrero de 1984.

En el Quincho de Chiquito se elaboran los platos más variados. Chiquito contaba que “hay muchos que le gustan tanto a los santafesinos como a los turistas de todo el país y del mundo, como el surubí, el dorado, el pacú traído de criadero, que son los preferidos”. Sin embargo, según el anfitrión la boga uruguaya era lo mejor que tenía el local.

En el Quincho de Chiquito los pescados se cocinan a leña. “Yo me hice con la leña porque da mejor sabor a las comidas”, contaba.

Fotos de Chiquito Uleriche

Chiquito Uleriche y Carlos Monzon

El inolvidable Carlos Monzón comenzó a frecuentar el lugar en 1967 (ya era campeón argentino y sudamericano mediano) y, años después, “Escopeta” supo que el padre de Chiquito fue quien les había dado comida y refugio a su padre Roque y a su hermano Inocencio cuando la familia Monzón se mudó desde San Javier hacia Santa Fe en diciembre de 1951… Años más tarde, con Monzón en la cárcel, Uleriche se encargó de ir todos los días a visitarlo y llevarle comida, en un gesto que lo pinta de cuerpo entero: la amistad es para siempre, en las buenas y sobre todo en las malas.

 "Siempre digo que me hizo la mejor publicidad y gratis. Cuando ganaba una pelea iba a lo de Mirtha Legrand y ella le preguntaba adónde iba a festejar. El le contestaba que venía acá porque se comía el mejor pescado del mundo. Yo no sabía por qué me quería tanto y un día le pregunté. Carlos me golpeó la espalda y me contestó: ''¿No sabés que cuando tenía siete años vinimos en carreta desde San Javier con mi familia y tu viejo tiró un bicho a la parrilla y nos dio un lugar para dormir? Eso no se olvida'', me dijo", contó Chiquito. El Quincho arrancó en la Vuelta del Pirata (a 25 kilómetros de la ciudad) en 1965 y luego, tras la crecida del río que lo inundó hasta el techo en el 83, se mudó a las orillas de la Laguna Setúbal, en la costanera santafesina, donde se encuentra en la actualidad.

Mary, la esposa de Chiquito, hablaba de la amistad de su marido con el boxeador: "Monzón fue fundamental para el crecimiento de este negocio. El siempre decía que aquí se come el mejor pescado del mundo. Era muy amigo de mi esposo. Compartían mucho tiempo juntos, por eso acá siempre se lo está esperando", reveló Mary, mientras muestra la silla y la mesa donde se sentaba el campeón mundial. "Siempre está vacía, a la espera de que él vuelva", agregó.

Y luego contó más detalles de aquella amistad. "Cuando a Carlos lo trasladaron a la cárcel de Las Flores, mi esposo iba todas las mañanas o mandaba a un chofer para que le pregunten qué quería almorzar y cenar. Después venía, se lo preparaba y le llevaba la comida. Para él, Monzón era como su hermano. Hasta hoy espera que su amigo vuelva y siempre dice que su alma siempre está presente en este quincho", confesó.

Mary también habló de la trágica muerte de Alicia Muñiz, la mujer de Monzón, por la que el boxeador fue a la cárcel, acusado de asesinato. "Él le contó todo a mi esposo y por eso siempre creímos en su inocencia. Fue una tremenda injusticia que vaya preso, pero así es la vida"

Chiquito Uleriche habla de su relación con Monzón

—Chiquito, Carlos aparece en muchas fotos, es como su museo…

—Así es, y lo que muchos no saben es que Carlos me dio la idea para colgar todas estas fotos.

—¿Cómo fue?

—Fui a ver la pelea con Mundini y le comenté que me gustaba una foto hermosa que él tenía. Me dijo que esa noche lo noqueaba y me la daba. Y así fue, me la dio con los guantes de esa pelea y las colgué juntas. Antes había unos bichos embalsamados pero me dijo que los tire, que compre una cámara y cada vez que venga gente importante o amigos les saque una foto. "Con el tiempo me vas a dar la razón", me dijo y le hice caso. Fue un visionario.

—Se ve que por acá pasaron varios…

—Muchísimos, como por ejemplo Susana Giménez. Ella era así, como se ve ahora, muy dada con todos. La quisiera ver, siempre la miro por televisión y ojala que algún día vuelva al Quincho. Le diría que si no se pone más ese tapado de tigre que usaba me lo dé porque me gustaría colgarlo en el salón al lado de su foto, je.

—Chiquito, más allá de los encuentros ocasionales, ¿qué relación tenía usted con Monzón?

—Eramos como hermanos. El carisma que tenía era impresionante y la gente lo quería mucho. Cuando recién había salido de prisión, entraba acá y todos se paraban a saludarlo. Y en la cárcel lo visité todos los días, no podía dejarlo solo.

—¿Le contó qué pasó aquella madrugada en Mar del Plata?

—Sí, a mí no me iba a mentir. Me contó lo que se acordaba, que salió del casino, que discutieron con su mujer y que después se vio en el suelo. Qué la va a querer matar… Se cayeron, fue una tragedia. "Más de un mes adentro no puedo estar", me decía….Pero bueno, yo le llevaba comida, jugábamos a las bochas, y cuando empezó a tener salidas venía acá.

—¿Cómo se enteró de su muerte?

—Enseguida, a los 25 minutos ya estaba en Santa Rosa (lugar donde ocurrió el accidente, queda a 45 kilómetros de Santa Fe). No quería verlo muerto, pobrecito… Si lo habré llorado… ltimamente me acostumbré pero estuve mucho tiempo sin hablar de él, me hacía mal. Ahora estoy más animado y lo recuerdo con mucho cariño.

Chiquito Uleriche y Amilcar Brusa

A mediados de 2010 se presentó el libro "En el Ring de la Vida", una biografía de Amilcar Brusa y de Chiquito, entrañables amigos de Carlos Monzón.

El trabajo, de 80 páginas, fue realizado por el periodista de Olé, Javier Valli, con la colaboración del Julio Cantero, de Diario Uno.

En el libro, se plasmaron las vidas del Maestro Brusa y Chiquito, desde sus infancias, sus inicios en sus respectivas actividades y el hilo conductor que los unió décadas atrás: el incomparable Carlos Monzón, el más grande boxeador de la historia argentina y uno de los más reconocidos y respetados en el mundo, quien fue la obra cumbre e hijo del corazón de uno, y el sincero e incondicional amigo y hermano del alma del otro.

La obra cuenta con anécdotas y fotografías inéditas de Brusa y Chiquito Uleriche, y datos biográficos y estadísticos de los dos, hijos de esta tierra que son motivo de orgullo –aquí y en todo el mundo– de la Provincia Invencible de Santa Fe.

Personalidades que pasaron por el Quincho de Chiquito

Alain Delon, Diego Maradona, Carlos Menem, Susana Giménez, Horacio Guarany, Ramón "Palito" Ortega, Julio César Vázquez, "Locomotora" Castro, Jorge Rojas, Carlos Reutemann y, por supuesto, Monzón, aparecen junto a "Chiquito" en las fotos.

Le consultaron a Guillermo Vilas: ¿Qué recuerdos tenés de Santa Fe? _Ahora hace mucho tiempo que no visito la ciudad pero fui muchas veces a jugar. Inclusive he ido varias veces a comer pescado al Quincho de Chiquito. No me olvido de lo rico que era “caranchear” boga a la parrilla.

La muerte de Chiquito

Chiquito “Vivió feliz hasta el último momento”, fueron las palabras de su hijo Carlos tras la muerte de su padre. 

Con la muerte de Chiquito se pierde pedacito entrañable, íntimo de Santa Fe se pierde. Adiós a las tenidas en la mesa del quincho comiendo pescado, jugando a las cartas, hablando de bueyes perdidos. Adiós a esas noches que se juntaban con la madrugada. Adiós a aquellos multitudinarios y prolongados cumpleaños acompañados de amigos, abrazos, copas y música. Adiós a su estampa, a su sonrisa tímida, a sus refranes y ocurrencias, a su exquisita discreción.

Se fue Chiquito, el del corazón grande, generoso y bueno que simplemente un día dijo basta.

Videos de Chiquito Uleriche

La historia del "Quincho de Chiquito" contada por Chiquito. Primera parte

 

La historia del "Quincho de Chiquito" contada por Chiquito. Segunda parte

 

Entrevista a Agustín "Chiquito" Uleriche

 

FUENTES:

http://www.notife.com/noticia/articulo/1037803.html

http://www.unosantafe.com.ar/santafe/Santa-Fe-le-da-el-ultimo-adios-al-tan-querido-Chiquito-Uleriche-un-simbolo-de-amistad-20110822-0031.html

http://www.ellitoral.com/index.php/id_um/66973/

http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2011/08/23/metropolitanas/AREA-01.html

 

 

Paco de Lucia

Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras (Cádiz), 21 de diciembre de 1947, Cancún (México), 26 de […]

Lermo Balbi

Lermo Balbi, fue un poeta, escritor y dramaturgo nacido en Rafaela, provincia de Santa Fe, donde también falleció. Bachiller, fue […]

Francisco Paco Urondo

Francisco Paco Urondo fue un poeta, periodista, académico y militante político.Dio su vida luchando por el ideal de una sociedad […]

Los Muppets

Los Muppets son un grupo de marionetas creados por Jim Henson en 1964. Este peculiar grupo de personajes fue protagonista […]