Eva Perón

Biografia OpusVida por diablillo

PAGINAS: 1 2 3

María Eva Duarte de Perón, conocida como Evita, fue una actriz y política argentina. Como primera dama, promovió el reconocimiento de los derechos de los trabajadores y de la mujer, entre ellos el sufragio femenino y realizó una amplia obra social desde la Fundación Eva Perón.

Nació en Junín o Los Toldos, Provincia de Buenos Aires, Argentina un 7 de mayo de 1919 y falleció en Buenos Aires el 26 de julio de 1952. 

Eva Perón entró a la vida política  de Argentina como un vendaval. Contradictoria, luchadora, intuitiva, quizás tuvo un escollo insalvable: Juan Perón. Hay quien cree que no debió de haber pasado de un papel de segundo orden en una compañía de provincias o de ser una  actriz sin rostro de las radionovelas. Pero ella, desde luego, pensaba de otra manera. Y el destino la puso en condiciones de poder elegir.

Biografía de Eva Perón

  1. Niñez y juventud de Eva Perón
  2. Sus comienzos como artista
  3. Video: No llores por mi Argentina
  4. Conoce a Juan Domingo Perón
  5. Crecimiento de su carrera artística y escándalos
  6. Galería de fotos de Eva Duarte de Perón
  7. Comienzo de su vida política
  8. Presidencia de Perón
  9. Viaje a Europa representando a la Argentina
  10. La Evita del pueblo
  11. Enfermedad de Evita
  12. Video: renuncia de Evita a la Vicepresidencia
  13. Voto femenino y renuncia a la vicepresidencia del país
  14. Últimos meses
  15. Fallecimiento
  16. No llores por mí Argentina

Niñez y juventud de Eva Perón

Evita Duarte no se llamaba así en realidad, O al menos el apellido se lo habían regateado los legítimos deudos de su papi. La poligamia estaba muy extendida en el campo argentino en el primer cuarto de siglo; tanto, que doña Juana Ibarguren, su madre, había tenido no menos de cinco hijos de un hacendado de Chivilcoy, sin que esto impidiese al hacendado tener otra familia legítima. Evita había nacido en Los Toldos, un pueblecito campero de cielo desolado. Sólo más tarde la familia se trasladó a la capital, Junín, una ciudad rica, el centro de una comarca agrícola y ganadera, con hermosas calles arboladas y negocios; una ciudad donde se podía prosperar. Para sacar adelante a su familia, doña Juana instaló una pensión. Mientras tanto el hacendado de Chivilcoy había muerto, dejándoles en no muy buena posición. La familia legítima se había opuesto a que asistiesen al entierro y un pariente del muerto, don Luis Grísolfa, que por entonces era intendente, esto es, alcalde de Chivilcoy, tuvo que hacer valer su influencia para que la prole de doña Juanita fuera admitida por lo menos al funeral. Eva era tan pequeña que alguien la tuvo que coger en brazos durante la ceremonia. Así es que se crió sin padre y con la sombra de ese desdén.

Eva era la cuarta hija de doña Juana Ibarguren, propietaria de una pensión en esta última ciudad. De haberse quedado en Junín, Eva hubiera podido hacerse maestra, como su hermana Bianca, o aspirar a un puesto en Correos, como su hermana Elisa. Tenía que ayudar a la casa, su madre bastante hacia saliendo adelante con la pensión de la calle San Martín (luego Winter). Flaca, desmedrada, con grandes ojos negros y un cutis muy pálido, Eva tenía más ambiciones que el resto de su familia: aspiraba a ser actriz. Juancito, el único varón de la familia, le preguntaba con frecuencia: «Y vos, flaca, ¿qué querés?. Juancito era mancebo de la botica Blassi, pero iba siempre tan limpio y aseado que cualquiera lo hubiera tomado por un señor. ¡La flaca no sabía a ciencia cierta lo que quería, pero desde luego no le agradaba la Idea de hacerse maestra como Blanca. En la escuela -pero no en la Normal, en la primaria- le encantaba recitar. Con sus batas blancas y sus escarapelas, las niñas desfilaban los días de fiesta nacional y siempre era Evita la encargada de pronunciar el pequeño discurso o recitar las largas tiradas ante los directores.

Decididamente, maestra no quería ser. Juancito estaba colocado, Elisa había sido trasladada a Junín -a través de los huéspedes de su pensión, la madre tenía una cierta Influencia-, Blanca acababa de terminar sus estudios y Eva no se acababa de decidir. Devanaba sus sueños esperando que se le presentase una ocasión. Y esa ocasión fue la visita a Junín de un cantor de tangos porteños, Armani. Volvían de un baile cuando se lo dijo a Blanca. El cantor de tangos le habla propuesto llevarla a Buenos Aires: haría de ella una actriz. Doña Juana puso el grito en el cielo. Pero una oportuna visita de Armani lograría suavizarla y se resolvió que Eva podría quedar alojada en casa de un antiguo amigo de la familia, el italiano Giovannone, que había tenido un restaurante en Junín y poseía ahora una pensión en la capital. Con Giovannone, Eva estaba a buen recaudo; el italiano era bondadoso y sencillo. Y al menos Evita tendría un techo bajo el que cobijarme mientras daba los primeros pasos en la gran ciudad.

Juancito parecía no abrigar ambiciones. Todo lo que tenía de duro el carácter de Eva -era cierto también que sabia ser tierna y zalamera cuando quería- tenía de suave y acaramelado el carácter de Juan. Por esto, y por ser el único varón, era el preferido de su madre. Juancito, sí podía llevar un chaleco limpio, un chaleco de piqué blanco, se daba por satisfecho. Fue Eva quien le dijo, mucho más tarde, que podría ser representante de Jabón Radical. Juan, que sería luego, con Elisa, la persona más próxima a Eva en las horas de triunfo, despertaría menos aversiones que el resto de le familia (a excepción de Blanca y Armínda, que se esfumarían por completo en la sombra, llevando una vida anodina, una tranquila vida burguesa).

Sus comienzos como artista

A Eva le había costado mucho triunfar. Llevaba diez años en Buenos Aíres Intentando abrirse paso. No le habla faltado valor. A los dieciséis años desembarcaba en la estación de Retiro, con una maleta de cartón, procedente de Junín.

En Buenos Aires empezó a vérsela en torno a las mesas de El Ateneo, El Telégrafo o la Confitería Real, donde solían reunirse actores y actrices, músicos, dramaturgos, libretistas, bohemios, gentes de toda laya, entre los cuales sólo unos pocos llegarían a descollar. Evita exageraba, dramatizaba en exceso, no tenía bien impostada la voz, todavía débil y demasiado aguda. Cierto que no había tenido ocasiones de estudiar. Un compañero de pensión le dijo que en la revista "Sintonía". Buscaban rostros jóvenes. Podría conseguir que le publicasen algunas fotos, y Evitase hizo unas poses en un fotógrafo de la calle Esmeralda por seis pesos la media docena. Era una forma de conseguir publicidad. Pero lo más importante fue la amistad del director de "Sintonía", Kartulovich un porteño de origen yugoslavo, más prestigioso como participante en carreras automovilísticas que como periodista, aunque en uno y otro terreno habla conseguido hacerse popular. Kartulovlch (era su verdadero apellido) le presentó a gente y ella lo llevó a que lo conociese su familia, en Junín. En este viaje apareció más calmosa y dominante y fue ella la que explicó a Juancito que podría ganarse la vida con representaciones comerciales mejor que en la farmacia Blasí. Jabón Radical auspició también algunos de los seriales en la radio de Evita.

En el teatro su primer papel de importancia fue en 'Las Inocentes'. (La hora de los niños), un éxito reciente de una escritora norteamericana, Lillian Hellman, la última revelación de Broadway. La habla traducido Pablo Suero, que la dirigía también. La obra, que tiene lugar en un pensionado femenino, exigía un grupo numeroso de muchachas Jóvenes y Evita fue elegida para hacer el papel de Catalina. Se dice que cuando a mediados de noviembre se presentó en el teatro Corrientes -más tarde derruido- para dar lectura a la obra, causó impresión por lo mal vestida. Llevaba un traje de algodón y se hacía llamar Eva Durante. Era la más alta, pero también la más flaca y pálida del grupo. En conjunto gustó, aunque a sus compañeros les pareció reservada y fría. Sus conocimientos de la escena eran escasos. 'Las inocentes, aguantó algún tiempo en la capital y luego se llevó a Montevideo. Esta primera salida de la Argentina fue Importante para Evita. Al invierno siguiente empezó a vestir mejor y consiguió un papel en una obra más frívola pero más popular, 'La gallina clueca.. Y, lo que era más importante, se ganó la amistad de una actriz veterana, Plerina Dealessi, que en adelante trató de incorporarla a su compañía.

'La amistad de Pierina despertó las iras de una dama Joven llamada Nelly Ayllon, que fue al camerino de Evita y la abofeteó. El empresario se puso de parte de Evita. A veces con el traspunte Di Tomaso Eva compartía una cena fría. En sus tiempos de gloria, Eva se lo encontró y le dijo que fuera a vería. Quizás el hombre esperara más de aquella hada benéfica que repartía los dones a manos llenas. Eva le dio un puesto en Correos con cuatrocientos pesos al mes.

En la temporada de 1940, Eva hizo una obra de Pirandello, "La nueva colonia", y viajó por provincias. "Voy tirando", le decía a su hermano. Consiguió entrar como estable en Radio El Mundo, en programas auspiciados por firmas comerciales. No era mucho lo que ganaba, pero al menos era algo seguro.

Video: No llores por mi Argentina

 

Conoce a Juan Domingo Perón

Con los acontecimientos del 43, la carrera de Eva dio un nuevo giro. La convulsión que sacudía al país se transmitió a los medios teatrales. El Ejército se había hecho cargo del poder y en el teatro las amistades que contaban eran las de los coroneles. Cómo conoció Eva al coronel lmbert no es cosa que merezca la pena esclarecer.

No era la única actriz deseosa de procurarse la amistad de un militar de nota, y hay quien dice que ni siquiera fue lmbert quien la presentó a Perón. Lo que sí es cierto es que, de golpe y porrazo, conquistó a Perón, que algo debió de ver en ella aparte de su belleza.

La primera baza se la dio un día de 1944 en una sala de fiestas de Buenos Aires llamada Luna Park. Se celebraba una fiesta benéfica en pro de los damnificados del terremoto de San Juan, una catástrofe sin precedentes que habla abierto grietas en las calles, engullendo a los que transitaban por ellas. En la catedral, la bóveda se había desplomado sobre los asistentes a una boda y hablan perecido en su totalidad. Actores y actrices recorrieron las calles de Buenos Aires haciendo una colecta en pro de los damnificados y ahora tenía lugar aquel acto al que había prometido su asistencia nada menos que el propio Vicepresidente del Gobierno, Juan Domingo Perón. Tres carteras en una -la Vicepresidencia, el Ministerio de la Guerra, la Secretaria de Trabajo-, un brillante pasado, cuarenta y nueve años, seis pies de estatura, un optimismo a toda prueba y el aire inconfundible del triunfador. Perón era, además, viudo. En resumen: el mejor partido del país.

Había otras figuras importantes posiblemente en el Luna Park aquella tarde de verano -febrero- de 1944, pero Eva sólo le vio a él. Habla entrado acompañada del coronel Imbert, hombre amigo de la farándula por el puesto que ocupaba como ministro de Comunicaciones, cartera que Incluía la Radio, en aquellos años muy influyente todavía. Gracias a é, Eva, llamada Evita, habla encontrado un puesto bien retribuido en Radio Belgrano. Incluso algunas semanas se hizo la Ilusión de no ser ya una Cenicienta de provincias y se trasladó al Hotel Savoy. Luego volvió a su pensión.

Que un coronel buscara la amistad de una actriz y una actriz la de un coronel era una cosa bastante trivial. Pero el encuentro de, Juan Domingo Perón con Eva Duarte no lo fue. Pronto pudo adivinarse que estaba destinado a tener consecuencias importantes.

Eva tenía casi veinticinco atlas menos que Perón, pero a éste siempre le hablan gustado las muchachas jóvenes; por lo menos desde la época de su viudez. El coronel había estado casado, felizmente por cierto, con una maestra de escuela llamada Aurelia Tizón y conocida familiarmente por "Potota", que murió en el tiempo en que Perón estuvo de agregado en Chile. Sin duda era una bonita carrera la que había hecho el coronel, aunque no podía tampoco calificarse de fulminante. Su aspecto juvenil engañaba; tenía casi cincuenta años y estaba desde los quince en el ejército, donde había tomado parte en varias conspiraciones.

-La amistad de esa actriz le perjudica- le dijeron los Compañeros a Perón. Perón se río con su risa franca, atractiva, esa risa que habla de ser una de sus mejores armas políticas. -Tonterías. Siempre es melar que sea amigo de una actriz que de un actor, ¿no? No era el primer coronel que tenía una amiga, ciertamente. Pero desde el primer momento la animadversión del ejército se hizo rotunda en el caso de Eva. ¿Intuyó el destino extraordinario que aguardaba a Eva?

Que a Perón le espiraba un papel extraordinario era por entonces algo fuera de duda. Tras la viudez, el Joven oficial había sido enviado a Europa. Hijo de un rico estanciero, Perón se había criado con cierto desahogo, parte de su adolescencia en la Patagonia, donde un domador de la hacienda de su abuelo le habla enseñado a montar a caballo. Educado en un medio reaccionario -mientras que en las tertulias de doña Juana, en Junín, se respiraba un ambiente de simpatía claramente yrigoyenista-, previsor e Inquieto, el año 1930 había hecho sus primeras armas políticas en la conspiración que derrocó a Yrigoyen. En Turín tuvo ocasión de estudiar la Italia de Mussolini, que le interesó mucho por sus planteamientos nacionalistas como la Alemania de Hitler, que le debió causar no menor impresión. En todo caso el viaje a Europa redondeó no sólo su conocimiento del "putsch", sino su visión de un socialismo de tipo nacional que tratarla de implantar después a su manera. Se Interesaba mucho por la Historia, tenía una oratoria fácil y un optimismo contagioso, simpático. No obstante, a veces se iba un poco de la lengua, y cuando, en una reunión de oficiales, a la vuelta de Europa, dijo: Vamos a hacer la revolución, lo enviaron a Mendoza. Pero pronto se dieron cuenta de que les hacía falta, le llamaron y participó en si golpe del 43.

PAGINAS: 1 2 3

Paco de Lucia

Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras (Cádiz), 21 de diciembre de 1947, Cancún (México), 26 de […]

Lermo Balbi

Lermo Balbi, fue un poeta, escritor y dramaturgo nacido en Rafaela, provincia de Santa Fe, donde también falleció. Bachiller, fue […]

Francisco Paco Urondo

Francisco Paco Urondo fue un poeta, periodista, académico y militante político.Dio su vida luchando por el ideal de una sociedad […]

Los Muppets

Los Muppets son un grupo de marionetas creados por Jim Henson en 1964. Este peculiar grupo de personajes fue protagonista […]