Luis Federico Leloir

Biografia OpusVida por magui

PAGINAS: 1 2

“El verdadero premio del científico está en hacer buenos experimentos, no en los premios que se le otorgan por eso” palabras de Leloir luego de recibir el premio Nobel

Luis Federico Leloir – hijo del doctor Federico Leloir y Hortensia Aguirre Herrera – nació en París el 6 de septiembre de 1906, durante uno de los frecuentes viajes de sus padres a Francia. Los estudios primarios y secundarios los hizo alternativamente, entre Europa y la Argentina. Cuando tuvo que decidir una carrera universitaria, se decidió por ingresar a Arquitectura, en el Politécnico de Paris. Pese al buen rendimiento en sus examenes, de regreso a Buenos Aires se inscribió en la facultad de Medicina.  Sus comienzos fueron difíciles, tanto que tuvo que rendir cuatro veces el examen de anatomía, pero en 1932 consiguió diplomarse e inició su actividad como residente en el Hospital de Clínicas y como médico interno del hospital Ramos Mejía.

Tras algunos conflictos internos y complicaciones en cuanto al trato que debía tener con sus pacientes, Leloir decidió dedicarse a la investigación de laboratorio. En 1933  el Dr. Carlos Bonorino Udaondo, su jefe en el hospital de Clinícas, le presento a  Bernardo A. Houssay, quien había demostrado junto con Alfredo Biasotti el papel de la glándula pituitaria en la absorción de nutrientes a partir de la azúcares. Tras la recomendación de Udaondo, Leloir comenzó a trabajar junto al primer científico argentino en ganar el Premio Nobel en el Instituto de Fisiología de la UBA.

A Leloir le tocaría tomar la posta y descifrar cómo seguía el progreso a nivel celular. Houssay, le sugirió que estudiara el papel de las glándulas suprarrenales en el metabolismo de los hidratos de carbono. Su tesis fue completada en sólo dos años, recibiendo en 1934 el Premio Facultad al mejor trabajo doctoral; junto a su maestro descubrió que su formación en ciencias tales como física, matemática, química y biología era escasa, por lo que comenzó a asistir a clases de dichas especialidades en la universidad como alumno oyente.

Su atmósfera de trabajo lo llevó a interesarse por la química orgánica y los mecanismos mas íntimos de los organismos: atravesar la frontera de la fisiología y abrir camino hacia la bioquímica.

En 1936 por consejo de Houssay, buscó otros maestros del exterior. Viajó hacia Inglaterra para dar comienzo a sus estudios avanzados en la Universidad de Cambridge, bajo la supervisión del también Premio Nobel Sir Frederick Gowland Hopkins, quien había obtenido esa distinción en 1929 por sus estudios en fisiología y/o medicina tras descubrir que ciertas sustancias, hoy conocidas como vitaminas, eran fundamentales para mantener la buena salud. Junto con Norman Edson, Malcolm Dixon y David Green, sus estudios en el Laboratorio Bioquímico de Cambridge se centraron en la enzimología, específicamente en el efecto del cianuro y pirofosfato sobre la succínico deshidrogenasa. A partir de este momento, Leloir se especializó en el metabolismo de los carbohidratos.

En 1937 volvió a Argentina con nuevos conocimientos y la experiencia de haber vivido en una escuela destacada por sus investigaciones; trajo consigo aparatos para armar un laboratorio y  emprender su investigación sobre la oxidación de los ácidos grasos en el Instituto de Fisiología de Buenos Aires. Junto al Dr. Juan Muñoz, logró crear un modelo capaz de reproducir “in vitro” la degradación de sustancias lipídicas (grasas)  que naturalmente ocurre en el hígado. Al poco tiempo, Leloir y Muñoz se incorporaron  al equipo que investigó y aclaró el mecanismo de la hipertensión arterial de origen renal.

Con Eduardo Braun Menéndez, Juan Carlos Fasciolo y Alberto Taquini, Leloir demostró que una proteína producida en el riñon -la renina- actúa sobre otra sustancia proteica de la sangre para elevar la presión. La llamaron hipertensina y, en la actualidad, se la conoce como angiotensina. Hoy se sabe que no solo eleva la tensión de las arterias, sino que también controla la secreción de hormonas suprarrenales. Además, se presume que su papel fisiológico podría ser mucho mas importante y generalizado que el imaginado por aquel “Equipo de la Hipertensión de Buenos Aires”, como se lo conoció en el ámbito científico. Esos hallazgos fueron objeto de múltiples seguidores, que actualmente transitan por la misma senda para develar otros misterios de la naturaleza y así diseñar tratamientos terapéuticos efectivos.

PAGINAS: 1 2

Paco de Lucia

Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras (Cádiz), 21 de diciembre de 1947, Cancún (México), 26 de […]

Lermo Balbi

Lermo Balbi, fue un poeta, escritor y dramaturgo nacido en Rafaela, provincia de Santa Fe, donde también falleció. Bachiller, fue […]

Francisco Paco Urondo

Francisco Paco Urondo fue un poeta, periodista, académico y militante político.Dio su vida luchando por el ideal de una sociedad […]

Los Muppets

Los Muppets son un grupo de marionetas creados por Jim Henson en 1964. Este peculiar grupo de personajes fue protagonista […]