Manolo Blahnik

Biografia OpusVida por magui

PAGINAS: 1 2

Manolo Blahnik es un diseñador de moda español. Es el fundador de una de las marcas de calzado más prestigiosas del mundo, que lleva su propio nombre. (Santa Cruz de La Palma, Canarias, España, 27 de noviembre de 1942).

Blahnik nació en las Islas Canarias en 1942, de madre española y padre checo. Y ha desarrollado su carrera en Europa y Nueva York. De sus maravillosos zapatos, que calzan los pies más famosos del mundo, Madonna llegó a decir que eran mejores que el sexo, porque además duran mucho más.

Contenido:

  1. Comienzos
  2. El hombre que reinventó los zapatos
  3. Video
  4. Galería de fotos de Manolo Blahnik
  5. Vida para zapatos

Comienzos

Manolo Blahnik nació en Santa Cruz de la Palma, en el año 1942. De padre checo y madre española. En el año 1965, luego de estudiar literatura y arquitectura en la Universidad de Genova, Blanhic se muda a París para estudiar arte en la Universidad de Bellas Artes y en la Universidad del Louvre.

En el año 1968, se translada a Londres, donde trabaja para una boutique de moda a la vez aque escribe para Vogue Italia. A partir de ese momento, se introduce en el mundo de la moda, haciendo amistad con personajes como Eric Boman o Paloma Picasso, quien en 1971 le presenta a Diana Vreeland, editora de Vogue USA.

En 1971 se va a New York donde presenta a Diana Vreeland, la editora de Vogue, un portfolio donde había dibujos y diseños de sus zapatos. Asombrada por su talento, esta mujer fue quien convenció a Blahnic de dedicarse al diseño de calzado.

Un año mas tarde, de regreso en Londres, Blahnic comienza a diseñar y hacer zapatos para “Zapata”, una boutique inglesa muy prestigiosa. El diseñador Ossie Clark lo contrata para que diseñe zapatos para uno de sus desfiles.

En el año 1973, Blahnic compra la tienda Zapata. Un año después, posa junto a Anjelica Huston para el fotógrafo David Bailey, y se convierte en el primer hombre en aparecer en una portada de Vogue Inglaterra.

En 1978 laza a la venta una colección para la cadena estadounidense Bloomingdales, al año siguiente abre su primer tienda en Madison Av. En Nueva Yotk.

En 1980 diseña zapatos para el diseñador estadounidense Perry Ellis.

En el año 1982 se asocia con George Malkemus, quien se encarga de gestionar trataciones comerciales para la marca en Estados Unidos.

En 1984 diseña una línea de zapatos para la línea “ready-to-wear” de Calvin Klein.

En 1987 gana la nominación del CFDA (Council of Fashion Designers of America)  en Estados Unidos.

En 1988 comienza una colaboración con el diseñador amerciano Isaac Mizrai y en 1991 abre su primer tienda en Hong Kong.

En 1992 trabaja con Galliano, creando una línea de zapatos para la firma Christian Dior. Trabajó también con Bill Blass, Carolina Herrera y Oscar de la Renta.

En el año 2000 llega a la cumbre del éxito tras la participación de sus zapatos en la serie “Sex and the City”, donde Sarah Jessica Parker se confiesa adicta a sus zapatos.

En el 2001 recibe el premio “Aguja de Oro” en España y se convierte en Diseñador de Honor para la industria de Londres.

En el año 2002 recibe “La Medalla de Oro en Merito en las Bellas Artes” de manos del rey de españa Juan Carlos I.

En el 2003 Manolo Blahnik se convierte en el primer diseñador de zapatos a quien le organizan una exhibición en el Museo de Diseño, en Londres.

Hoy en día no es fácil hacerse con un par de Manolos. Varios meses pueden transcurrir desde que la interesada clienta solicite su zapato hasta que lo tenga en su poder.

El artesanal y minucioso proceso de fabricación llevado a cabo por esta marca origina las listas de espero más largas del mundo. Pero los resultados de calidad y belleza hacen valer la pena esta larga espera.

Tras plasmar en un papel el modelo que ha diseñado previamente en su cabeza, Manolo Blahnik esculpe su idea en un pedazo de madera. De ahí surge un molde de plástico en el que el creador pinta, recorta y pega a su gusto, da rienda suelta a su imaginación y fantasía mezclando texturas, colores y materiales de todo tipo, sin tener en cuenta las tendencias de la moda, y dejándose guiar únicamente por su intuición artística.

Una vez hecho el prototipo, éste es destinado a la fábrica en Parabiago (Italia), donde pasa ni más ni menos que por 50 procesos de producción, motivo por el cual únicamente se confeccionan 80 pares al día.

Y es precisamente en ese trabajo manual donde radica el encanto de los zapatos de Blahnik, cargados de una magia particular que los hace irresistibles y codiciados, signos supremos de la distinción. De ahí que muchos piensen que “la vida se ve mejor desde un par de manolos”.

Los precios de sus zapatos van de unos 1.100 euros los más baratos, hasta más de 6.000, los modelos más exclusivos.

Estos tacones, que rondan los 20 centímetros de altura, se han convertido en un codiciado objeto para buena parte de la jet set mundial.

El secreto de estas pequeñas piezas de arte radica en la mezcla de femineidad, sensualidad y fantasía que reúnen, logrando que las mujeres que los calzan se sientan –según palabras de su propio creador- “sexys, provocativas y glamorosas”.

El hombre que reinventó los zapatos (nota publicada en www.elmundo.es/magazine  por Susannah Frankel)

Es el zapatero más famoso del mundo y cuenta con “fans” millonarias a las que no les importa gastarse más de 1.000 euros en uno de sus diseños y hacer cola para que este canario afincado en Londres los firme. Manolo Blahnik ha conseguido que sus zapatos no sean unos simples zapatos, sino unos codiciados “Manolos”.

Manolo Blahnik, normalmente imponente y correcto, tiembla como un niño pequeño cuando se pone a hablar de su trabajo, moviéndose de un lado a otro por su sala de pases inmaculadamente ordenada, acariciando cada zapato al tiempo que lo describe. En un momento se coloca sobre la cabeza el objeto de su deseo para estrecharlo contra el pecho un minuto después. Es casi como si estuviera bailando con él.

“¡Me encantan las cerezas! ¡Siempre me han gustado!”, anuncia agarrando un par de zapatillas de satén de color rubí adornadas con versiones de la fruta en cristalitos rojos y con tantas tiras que apenas se ven. “¡Cerezas! ¡No me puedo resistir! ¡Marabú!”, dice a voz en grito, con una sandalia de seda con plumas de color rosa ceniza en la mano. “¡Tampoco me puedo resistir! ¡Y éste! ¡Mire éste! Al cocodrilo se le ha rebajado el color, normalmente estos cocodrilos son de color marrón, por supuesto. Es decir, que está pintado a mano. ¡Taaan caros! ¡Qué importa! ¡Divinos! Y éstos son de hiena! ¿Se imagiiina? ¡Mire las manchas! Obviamente no son de verdad”. Ni qué decir tiene que la relación amorosa de Blahnik por los zapatos es inmortal. “Mire éste”, dice alzando una sandalia de cuero negro y tacón de aguja, extremadamente delicada, si no fuera por la cadena de plata del broche del tobillo. “¡Estilo Helmut Newton! ¡Y éste!” Ahora vuelve su atención a un perfecto zapatito todo negro. “Si quiere ver el estilo burgués, le enseñaré algo burgués! ¡Totalmente Belle de Jour!”. Un par de zapatos de satén con un tacón coqueto: en confianza, me dice, son “¡Ay! ¡Horribles!” Otro segundo par en el mismo estilo, sólo que acabados con diamantes, rayan claramente el límite de lo soportable. “¡Ya no aguanto más los zapatos brillantes! ¡Peor que vulgar!”. Es inútil advertirle que, dado que esos zapatos precisamente forman parte de su colección actual, criticarlos delante de una periodista puede ser un poco arriesgado.

“Lo que más me interesa es la estructura de un zapato, después el detalle. ¡Mire éstos!”. Ahora está  jugando con un botín negro. Se atan con unas correas de piel suave como la mantequilla, cuyos contornos han sido cariñosamente pintados de un rojo tomate brillante. Si se despista por un momento, se lo pierde, pero para aquellos que se inclinan ante el santuario de Manolo Blahnik –y hay muchos– semejantes toques exclusivos son una parte integral de su magia. No debería sorprendernos ya que el gran artista seguramente puede haber dado unos toques de matiz escarlata con su delicada mano. Blahnik revolotea ansiosamente por la fábrica mientras sus diseños están en producción, con un mechero en la mano, quemando alguna hebra que se atreva a aparecer. En el mundo, según Manolo Blahnik, semejante desaliño no se puede tolerar. De este tipo de cosas están hechas sus pesadillas.

De hecho, Blahnik me cuenta más tarde en la comida, justo al cruzar la calle de sus oficinas de King’s Road en Londres, que hoy no se siente tan bien. “Odio esto”, dice pellizcándose las mejillas. “Así, tan viejo, parezco un bulldog! Y todas estas manchas son del sol. Tengo muchas en los hombros que parecen un mapa o algo así”.

Habla a una velocidad de vértigo, saltando de un tema a otro y sólo raras veces acaba una frase entera. Su acento, casi imposible de precisar, es en parte inglés de Queen, en parte español, pero tiene, sobre todo, un marcado sonido gutural eslavo, parecido al de las hermanas Gabor. Habla seis idiomas con soltura, a veces de manera coincidente. Blahnik es provocadoramente elíptico, a pesar de que la extravagancia de sus gestos y el uso libre de la exclamación (“¡fantaaastico!”, “¡precioooso!” y, a la inversa, “¡espantoooso!”, “¡horriiible!”) ayude a dilucidar su maraña de pensamientos. En un momento, éstos revolotean desde los plagiarios fabricantes de zapatos (“hoy en día mis zapatos se pierden en este maremagnum de zapatos por todas partes. ¡A veces ni los distingo!”) hasta los Oscars (“esta chica, Halle Berry, es fantástica. La vi en la película con el horroroso Billy Bob Thornton. Moulin Rouge es histérica como MTV…”). El cine, en concreto, es una de sus continuas obsesiones, producto, dice Blahnik, de una vida transcurrida en habitaciones de hoteles, “comiendo bombones, chocolate, viendo películas…”

PAGINAS: 1 2

Paco de Lucia

Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras (Cádiz), 21 de diciembre de 1947, Cancún (México), 26 de […]

Lermo Balbi

Lermo Balbi, fue un poeta, escritor y dramaturgo nacido en Rafaela, provincia de Santa Fe, donde también falleció. Bachiller, fue […]

Francisco Paco Urondo

Francisco Paco Urondo fue un poeta, periodista, académico y militante político.Dio su vida luchando por el ideal de una sociedad […]

Los Muppets

Los Muppets son un grupo de marionetas creados por Jim Henson en 1964. Este peculiar grupo de personajes fue protagonista […]