Rita Hayworth

Biografia OpusVida por magui

PAGINAS: 1 2

Margarita Carmen Cansino, mejor conocida por su nombre artístico de Rita Hayworth, fue una de las actrices más emblemáticas de la época dorada del cine estadounidense. (Nueva York, 17 de octubre de 1918 — id., 14 de mayo de 1987). Además de ser símbolo sexual indiscutible de la década de 1940, es considerada como una de las grandes estrellas del Séptimo Arte.

Contenido:

  1. Comienzos
  2. Su carrera en la pantalla grande
  3. Video
  4. Gilda
  5. Galería de fotos de Rita Hayworth
  6. Vida privada
  7. Fallecimiento
  8. Filmografía

Comienzos

Hija del bailarín Eduardo Cansino, natural de Castilleja de la Cuesta (Sevilla, España), y de Volga Hayworth, una bailarina de origen irlandés e italiano. Su padre era pariente del escritor Rafael Cansinos Assens, quien descubrió sus orígenes judíos sefardíes.

Sus padres también se dedicaban al mundo del espectáculo. Eduardo Cansino era un bailarín español que había llegado a tierra norteamericana en el año 1913, y Volga Haworth trabajaba como showgirl para el empresario Florence Ziegfeld.

Rita comenzó a destacar en el mundo artístico bailando al lado de su padre.

Su belleza y talento no pasaron desapercibidos para los ejecutivos cinematográficos de la 20Th Century Fox, quienes la contrataron para que apareciese brevemente en varias películas a partir de mediados de los años 30.

Su carrera en la pantalla grande

Su título debut sin acreditar, en el que se exhibía bailando, fue “Cruz Diablo” (1934). Posteriormente intervino en “La nave de Satán” (1935), una película interpretada por Spencer Tracy y Claire Trevor que dirigió Harry Lachman.

En esta primera época de afianzamiento en la industria cinematográfica intervino acreditada como Rita Cansino en “Charlie Chan en Egipto” (1935), “Contrabando humano” (1936), o “El héroe de Texas” (1937), un western co-protagonizado por Tex Ritter.

Rita no logró relevancia popular con sus trabajos para la Fox, lo que provocó que el estudio no le renovase el contrato.

Poco después firmó con la Universal y conoció a una persona clave en su carrera, Harry Cohn.

Cohn, con la avenencia de Rita y su primer marido, Edward Judson, le cambió el apellido Cansino por el de Hayworth (el de su madre pero con “y”), además de teñirle el pelo de pelirrojo mediante la electrólisis.

Esta transformación fue fundamental para el sex appeal de la escultural actriz.

“Siempre hay una mujer” (1938) de Alexander Hall, o “Who Killed Gail Preston?” (1938), película dirigida por Leon Barsha, fueron el preludio de uno de sus primeros trabajos importantes, “Solo los ángeles tienen alas” (1939), un film de Howard Hawks protagonizado por Cary Grant y Jean Arthur con el que Rita consiguió por primera vez hacerse notar entre la audiencia norteamericana.

Con este rodaje concluía la década de los 30 y comenzaba la que iba a ser su etapa cinematográfica más importante, los años 40.

A principios del decenio intervino en numerosas películas, como “Sangre y arena” (1941), película con Tyrone Power dirigida por Rouben Mamoulian, “The Strawberry Blonde” (1941), dirigida por Raoul Walsh con el co-protagonismo de James Cagney, “Desde aquel beso” (1941), musical con el gran Fred Astaire de compañero de reparto, “Mi chica favorita” (1942), como co-protagonista de Victor Mature, “Bailando nace el amor” (1942) de nuevo acompañada por Astaire, “Las modelos” (1944), junto a otro de los gigantes de la danza cinematográfica, Gene Kelly, o “Esta noche y todas las noches” (1945), título dirigido por Victor Saville.

En 1946 protagonizó su película más legendaria y la que haría de Rita Hayworth el objeto de deseo del público masculino, “Gilda”, un film histórico dirigido por Charles Vidor y co-protagonizado por Glenn Ford, quien le propinaba una famosa bofetada.

Rita interpretaba de forma sensual las canciones “Put the blame on mame” y “Amado mío”. Sin embargo, la voz que sonaba no era la de Rita, sino la de Anita Ellis.

A raiz de “Gilda”, Rita Hayworth se convirtió en el gran sex symbol de los años 40 (“Los hombres se enamoran y se acuestan con Gilda y se levantan conmigo”, decía la propia actriz), una sex symbol que en ese momento se encontraba casada con Orson Welles, con quien había contraído matrimonio en 1943.

Ambos coincidirían en una de las magistrales cintas del fenomenal director, “La dama de Shanghai” (1948). Welles, en pleno trámite de divorcio de Rita, tiño su cabello de rubio y le cortó su famosa melena rojiza.

Ese mismo año el trío Vidor, Ford y Hayworth intentaron repetir el éxito de “Gilda” con “Los amores de Carmen” (1948), pero no lograron conseguir su objetivo debido a la mediocre calidad de la cinta que adaptaba la obra clásica de Prosper Merimee.

En ese período Rita comenzó a relacionarse con el Príncipe Aly Khan, un multimillonario árabe con el que se casó en 1949.

Durante el tiempo que duró este matrimonio, la actriz de Nueva York se mantuvo alejada del cine para retornar tras su divorció en el año 1951.

El regreso se produjo de nuevo con Glenn Ford como co-protagonista en la película “La dama de trinidad” (1952), un film dirigido por Vincent Sherman.

Tras “La bella del pacífico” (1953) de Curtis Bernhardt y “Salomé” (1953) de William Dieterle, Rita regresó a la inactividad cinematográfica para casarse por cuarta vez, ahora con el cantante Dick Haymes.

El enlace matrimonial tampoco funcionó como se esperaba y terminaron divorciandose en el año 1955.

“Fuego escondido” (1957), un film de Robet Parrish en el que aparecían Robert Mitchum y Jack Lemmon, significó su vuelta a la gran pantalla.

“Pal Joey” (1957), película de George Sidney co-protagonizada por Frank Sinatra y Kim Novak, “Mesas separadas” (1958) de Delbert Mann, o “Sangre en primera página” (1959) de Clifford Odets, fueron otras importantes películas que Rita interpretó a finales de los años 50.

Su quinto y último marido fue el productor James Hill, con el que se casó en 1958 y se separó en 1961.

A partir de los años 60 su carrera como actriz se mostró irregular, principalmente porque comenzó a sentir los efectos de la enfermedad de Alzheimer.

Sus títulos fueron escasos y de escasa valía, entre ellos “La trampa del dinero” (1966), una película dirigida por Burt Kennedy con Glenn Ford de nuevo como compañero de reparto, o “La ira de Dios” (1972), un western realizado por Ralph Nelson que protagonizaba Robert Mitchum.

Gilda

No obstante, su fama como mito erótico se consolidó con Gilda (1946), de Charles Vidor, una de las grandes películas del cine negro, en la que tan sólo con un brevísimo, pero sugerente strip-tease, y la recepción de una bofetada consiguió récords de taquilla en todo el mundo. Dicha bofetada se convertiría en la más famosa de la historia del cine estadounidense, y fue propinada por su pareja en el film, Glenn Ford, en respuesta a la que Hayworth le había dado momentos antes.

PAGINAS: 1 2

Paco de Lucia

Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras (Cádiz), 21 de diciembre de 1947, Cancún (México), 26 de […]

Lermo Balbi

Lermo Balbi, fue un poeta, escritor y dramaturgo nacido en Rafaela, provincia de Santa Fe, donde también falleció. Bachiller, fue […]

Francisco Paco Urondo

Francisco Paco Urondo fue un poeta, periodista, académico y militante político.Dio su vida luchando por el ideal de una sociedad […]

Los Muppets

Los Muppets son un grupo de marionetas creados por Jim Henson en 1964. Este peculiar grupo de personajes fue protagonista […]