Robert Cunninghame Graham

Biografia OpusVida por dina

Robert Cunninghame Graham fue un escritor y político británico de origen escocés. (Londres, 1852 – Buenos Aires, 1936). Nacido en el seno de una poderosa familia aristocrática, fue uno de los fundadores del Partido Laborista, junto con Keir Hardie, John Burns y William Morris y miembro del Parlamento inglés por la demarcación de Lanarkshire. En los últimos años de su carrera política dirigió el Partido Nacionalista de Escocia, convirtiéndose en uno de los mayores defensores de la «home rule» o estatuto de autonomía.

“Don Roberto”, como se lo conocía, fue un celta revolucionario, aristócrata, con un total espíritu de independencia, justicia y solidaridad libertaria para el criollo.  Los años de viaje, de incontables búsquedas, el sentido de observación de “don Roberto”, crean una literatura de conmovedor humanismo.

De sus innumerables viajes y gracias a estas ricas vivencias, extrajo abundante material para componer, años después, dos de susobras más famosas, las novelas tituladas “A Vanished Arcadia”  (1901) y  “The Conquest of the River Plate” (1924), ambas ambientadas en la geografía sudamericana. Posteriormente, viajó por el norte de África y se enamoró de Marruecos, país al que convirtió en el protagonista absoluto de un libro de viajes titulado “Mogreb-el-Acksa” (1898). Escribió también numerosas narraciones breves y varias obras biográficas.

Biografía

  1. Comienzos
  2. Su vida en Argentina
  3. Sus viajes
  4. Paso por la política
  5. Galería de fotos
  6. Su fallecimiento
  7. Homenaje
  8. Algunas de sus obras

Comienzos

Nació en Londres el 24 de mayo de 1852. Su padre era un militar escocés y su madre había nacido en un barco junto a la costa de Venezuela, hija a su vez de un almirante inglés y de una dama española. Este origen, donde se mezclaban las mejores tradiciones británicas y españolas influyó seguramente en el destino viajero y en una especie de vocación de caballero andante que lo impulsaron a lo largo de su vida.

Su vida en Argentina

A los diecisiete años viajó por primera vez a la argentina, dispuesto a incursionar en el negocio ganadero, en el que no tuvo el éxito esperado. Sus andanzas por las pampas argentinas y su convivencia con el gaucho lo convirtieron en un apasionado conocedor de todo lo relativo al campo. Era un gaucho más entre los gauchos. Vestía como ellos, domaba potros, manejaba el lazo y las boleadoras como el mejor. Muchos años después seguía usando una rastra como cinturón, aún vistiendo traje. De esos tiempos proviene su amistad entrañable con Guillermo E. Hudson y con Tschiffely. De esa época también le vino el Don Roberto con que quería que lo llamasen sus innumerables amigos rioplatenses.

En estas tierras sufrió las consecuencias de la revuelta de López Jordán, donde estuvo a punto de perder la vida, además de los lógicos peligros de una tierra que por entonces era prácticamente salvaje, a merced de los indios insumisos y de las fieras que poblaban los campos desiertos. Entre 1873 y 1874 consiguió una concesión para cultivar yerba mate en el Paraguay, y dos años después se dedicó a comprar caballos en el Uruguay para venderlos en el Brasil. Luego compró una estancia en Sauce Chico, en el Uruguay, para criar ganado. Ninguno de estos negocios le reportó grandes beneficios económicos.

Se radicó en un campo cercano a Gualeguaychú y cuando venía a la ciudad, tenía como alojamiento habitual el viejo Hotel del Vapor sito en el ángulo NO de las calles 24 de Enero y Comercio ( hoy 25 de Mayo y Mitre), que perteneció al Sr. Urtazum y luego a Lesca. La propiedad después fue del Dr. Mario García Reynoso, luego de Jorge Barel y actualmente la habita la familia Cauci.

Don Roberto, como lo llamaban, se enamoró de nuestros campos, de sus bellezas naturales y muy especialmente de los caballos. Aprendió y disfrutó de todos los oficios rurales, incluida la doma de potros. Y tanto se identificó con Gualeguaychú, que por un acto  de última voluntad, en la lapida de su tumba está la marca de su hacienda registrada en esta ciudad.

Recorrió el resto de los países del continente, que describe admirablemente en sus libros y después viajó por todo el mundo. Fue muchas cosas a la vez, lo que habla de su singular personalidad: noble, dandy, gaucho, socialista, legislador, escritor, cronista, rebelde, transgresor y fundamentalmente un viajero incansable y aventurero.

Era un gran propagandista de los caballos criollos argentinos. En cierta ocasión vio en Londres cómo uno de éllos era maltratado por negarse a tirar un tranvía y en el acto lo compró. También se llevó uno de nuestras tierras al que llamó Pampa. Durante 20 años concurrió al Palacio de Westminster montando un caballo criollo, por lo que su figura se hizo emblemática en esos ámbitos.  Peleó – obligado-  junto a Ricardo López, Jordán; entre los bereres en Africa se hizo pasar por médico turco; en la Plaza de Trafalgar fue detenido por encabezar una revuelta. Fue un eterno defensor de los obreros, opositor  a la esclavitud y a toda forma de injusticia.

Alentó a su amigo suizo Aime Tchifelly para lo que en definitiva resultara un acontecimiento de relieve mundial y una de las máximas proezas argentinas: el histórico raid con dos caballos criollos, los legendarios GATO y MANCHA. En tres años (1925-28) recorrieron 20 países y 21.500 km. partiendo de Bs. Aires y llegando a Nueva York (uno debió quedarse en México por un accidente) donde se les tributó un recibimiento apoteótico en la 5ta. Avenida -que ese día se cerró al tránsito- con gran difusión en todo el mundo.

Mucho de la repercusión de aquella hazaña, se debió a la prédica constante que desde Londres hacía Cuninngham Graham.

Sus viajes

En 1878 volvió a su patria. De allí viajó a Francia y a España, conociendo en París a quien sería su esposa, Gabrielle de la Balmondiere. A poco de casarse viajaron a Texas, en Estados Unidos, donde compraron una hacienda en la que vivieron cuatro años, y a la que encontraron absolutamente devastada por los indios después de un viaje que los llevó a México. Un año más tarde deben volver a Escocia a raíz de la muerte de su padre, de quien recibe como herencia una deuda de 100.000 libras esterlinas.

Por esa época adquiere su famoso caballo, Pampa, al que dedica un libro. Lo encuentra tirando de un tranvía por las calles de Glasgow, y hasta su muerte, veinte años más tarde, no se separará de él.

La vitalidad de este incansable jinete que recorrió las pampas, las sierras y echó raíces en las tierras del Plata asombró a los pelucones de Hyde Park apareciéndose en un caballo, pero en un criollo traído de la Pampa, al que le dio ese nombre: Pampa. Con él iba al Parlamento del que era miembro. Su fino olfato, su sagacidad literaria hicieron de este aventurero un personaje que va más allá de la literatura. España, Inglaterra, Escocia, zonas desconocidas de Texas, México, Argentina, Uruguay, Brasil, Venezuela, Marruecos. Fueron algunos de los lugares por donde pasó, observó costumbres y describió con humor y fidelidad. Muestra de ello son sus libros “Rodeo”, “Cuentos del Río de la Plata” y “Los caballos de la conquista”, entre otros.

George Bernard Shaw, uno de sus amigos, dijo “…un personaje tan increíble debe haber destruido su verosimilitud…”. Todo en él es fantasía. Graham estuvo cautivo por una tribu árabe, fue jinete en la mocedad en nuestras tierras, la policía de Londres lo metió preso por participar de una manifestación popular en contra del gobierno realizada en Trafalgar Square. Mientras, en sus páginas, traduce como pocos el sentido de lo bello y advierte en la naturaleza la ingenuidad y la alegría de los pájaros.

Será el dandy que montará una cebra en África. A los setenta y tantos años un potro salvaje en Londres. Superficiales biografías sólo mencionan estas anécdotas. Pero nuestro hombre es bastante más. Señalará los conflictos sociales por cada territorio que pasa, denuncia la superstición, la irracionalidad, el problema esclavista, el dolor de los asalariados. Como muestra sólo estas reflexiones que acuñó con valentía y lucidez incomparable: “Los pobres son los negros de Europa”. “Esta rosbífica puddinesca patria nuestra imbecilizada por el oporto y la Biblia”.

En Cunninghame Graham el amor a la libertad y el amor a la naturaleza fueron una sola sabiduría.

Paso por la politica

Después de la muerte de su padre en 1883 volvió al Reino Unido se empezó a interesar  en la política. Asistió a reuniones  socialista donde empatizó con Guillermo Morris, George Bernard Shaw, H. M. Hyndman, Keir Hardie entre otros.

A pesar de sus orígenes ricos, Graham compatibilizó con socialismo y comenzó a hablar en las reuniones públicas ya que era un gran orador.

En las elecciones generales de 1886 se postuló como candidato del Partido liberal en Lanarkshire del noroeste. Apoyado por liberales y socialistas, Graham derroto al candidato del Partido Unionista por 322 votos. Él había estado enfrentado contra el mismo candidato en elección  general de 1885, en la que fue derrotado por  1100 votos.

En 1886 es elegido miembro del parlamento inglés, donde permanece por seis años, convirtiéndose en paladín de ideas que recién se aceptarían en el siglo siguiente, y que en esa época lo caracterizaron como socialista:  la abolición del Cámara de los lores, sufragio universal, nacionalización de la tierra, de las minas y de otras industrias, desestabilización  de Iglesia de Inglaterra,  el establecimiento de una jornada laboral de 8 horas, oposición a la pena de muerte.

La preocupación principal de Graham en la Cámara de los Comunes era la preservación de libertades civiles. Entre 1886 y 1887 muchas veces  se quejó por las tentativas de la policía de reprimir reuniones públicas y discursos libres.

El domingo 13 de noviembre de 1887 en la ciudad de Londres,  participo de una manifestación en contra de la coacción en Irlanda y para exigir la puesta el libertad de William O’Brien. La manifestación fue organizada por la Radical Federation (Federación Radical). El suceso fue conocido como Domingo Sangriento.

Alrededor de 10.000 manifestantes, en su mayoría socialistas y desempleados, se acercaron a Trafalgar Square desde diferentes direcciones guiados, entre otros, por John Burns, Annie Besant y Robert Cunninghame-Graham, que eran líderes de la SDF (Social Democratic Federation).

Dos mil policías y 400 soldados armados fueron desplegados para detener la manifestación, comandados por el jefe de la policía metropolitana, Sir Charles Warren quien ordenó cargar contra los manifestantes, muchos de los cuales fueron golpeados duramente, con un resultado de dos muertos y cientos de heridos. Burn y Cunninghame-Graham fueron arrestados y encarcelados durante seis semanas.

La brutalidad policial concedió una excelente publicidad a la SDF pero no consiguió mucho más ya que, tras las mejoras en las condiciones económicas, el problema irlandés fue reducido entre finales del mismo año y principios de 1888. La agitación se desvaneció entonces.

Cuando Cunninghame Graham salió de prisión continuó su campaña para mejorar los derechos de los trabajadores y para contener su explotación económica. Lo suspendieron de la Cámara de los Comunes en diciembre, 1888 por protestar sobre las condiciones de trabajo de los fabricantes de cadena.

En 1892 pierde su banca y se dedica a su otra gran pasión además de los viajes: escribir. A su pluma se deben, entre otros libros, las biografías de Hernando de Soto, Pedro de Valdivia y José Antonio Páez, Mogreb-EI-Aksa, Los Llanos de Venezuela, Un Místico Brasileño, El viaje a caballo de Tschiffely y Los Caballos de la Conquista, además de numerosos artículos y notas.

Su fallecimiento

Ya anciano, en 1936 don Roberto regresó a Buenos Aires con dos propósitos visitar la casa que se conserva en memoria de su amigo, fallecido en 1922, con quien había compartido el amor al campo, los caballos, la naturaleza, y conocer a Mancha y Gato, los dos caballos criollos con que Aimé Tschiffely, su otro amigo, que acababa de despedirlo en Londres, había llegado hasta Nueva York.

El propietario de los caballos,  el Sr. Emilio Solanet, lo invitó entonces a  visitarlos en el campo Los Cardales, pero una repentina enfermedad  le impidió el viaje a Don Roberto. Por tal motivo Salanet hizo los arreglos para que fueran entonces los caballos, los que visitaran a su propagandista ya muy grave ¡en el lobby del Hotel Plaza! No se pudo: llegaron cuando acababa de morir.

A los 84 años, a causa de una bronquitis que deriva en neumonía,  muere el 30 de marzo de ese año.

Al día siguiente Buenos Aires entero se volcó al cortejo que acompañaba hasta el puerto los restos del ilustre visitante. Pero muchos concurrieron también, para ver una vez más a la celebérrima escolta que acompañaba al féretro: Gato y Mancha.

Homenaje

El 29 de abril de 2006 entre ombúes y talas, antes de izar la bandera y entonar el Himno Nacional, diez integrantes de la Guardia Escocesa de Buenos Aires -ellos vistiendo kilts con su sporran (bolso de plata y crines), birrete y polainas-, un grupo ceremonial local que es réplica de un antiguo regimiento de Escocia,  conmemoraron los setenta años del fallecimiento de Roberto Cunninghame Graham y estaba allí, recién llegado de Escocia, su sobrino nieto, que lleva su mismo nombre.

“Hace setenta años un hombre frágil de ochenta y cuatro años vino en peregrinaje a este lugar -evocó su sobrino bisnieto, Roberto, hablando en nombre de su familia escocesa- .Yo creo que eligió morir en la Argentina, el país que cautivó su alma desde que llegó en 1870 a los dieciocho años, aunque su corazón siempre permaneció en Escocia. Fue apropiado que muriera en la Argentina y fuera enterrado en Escocia (en una isla del lago Menteith, con la marca de su hacienda registrada en Gualeguaychú grabada sobre la lápida). Como muchos jóvenes en el siglo XIX, vino aquí a buscar fortuna, y la fortuna lo eludió, pero sin duda su carácter y su vida posterior fueron modelados por sus años en la Argentina, montando con los gauchos correntinos revolucionarios (aludía a los montoneros de López Jordán que lo forzaron a combatir), sobreviviendo a los malones, aunque se mantuvo comprensivo hacia los indígenas, como lo fue durante el resto de su vida con todos los oprimidos.

“Sus narraciones son ricas en descripciones de flora y fauna, pero sobre todo en la descripción de tipos que estaban desapareciendo, empujados hacia la frontera por el progreso y la civilización. El mismo era uno de esos tipos que serían olvidados, excepto por unos pocos leales: sospecho que no le importaría demasiado, siempre que pudiera seguir montando a Pampa, su pingo favorito.” (Fotos suyas montando a Pampa y a Chajá en Londres se pueden ver en las vitrinas del museo).

Agregó, además, que su tía, lady Polwarth, albacea literaria (derechos que acaban de caducar) de sus treinta obras publicadas y autora de una biografía de Cunninghame Graham, le había pedido que la representara y transmitiera su gratitud a los que han mantenido aquí vivo su nombre “cuando en mi país ha sido olvidado”.

“Entre mis tres hermanos y yo sumamos catorce nietos, para los cuales me enorgullece continuar la difusión de su obra. Siempre dijo que había dejado su alma en la Argentina, y en sus escritos recordaba lo que había vivido (arreos de hacienda y caballos a Brasil y Chile, vida de campo en Gualeguaychú y Sauce Chico, travesías a caballo por Paraguay, la selva chaqueña y los llanos de Venezuela). Ayudó a hacer conocer a este gran país y el continente al público británico. Me encanta ver hoy a tantos jóvenes compatriotas aventurarse por América del Sur. Adiós don Roberto -concluyó en castellano-, mi tío Roberto, que tanto me inspiró.”

Algunas de sus obras

  • Los caballos de la conquista
  • La conquista del Río de la Plata (1924)
  • El Escoses errante
  • A Vanished Arcadia (1901)
  • Mogreb-el-Acksa (1898)
  • Cuentos Gauchescos Del Rio De La Plata
  • Retrato De Un Dictador
  • Brought Forward
  • The Ipane
  • 1852-1936. Vida Y Obra – Bibliografía – Antología.
  • Cartagena Y Las Riberas Del Sinú.
  • Relatos del tiempo viejo
  • Rodeos
  • Bernal Díaz de Castillo: semblanza de su personalidad a través de su Historia verdadera de la conquista de Nueva España
  • Pedro de Valdivia, conquistador de Chile
  • Thirty tales & sketches
  • La Arcadia perdida : Una historia de las misiones jesuíticas

Paco de Lucia

Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras (Cádiz), 21 de diciembre de 1947, Cancún (México), 26 de […]

Lermo Balbi

Lermo Balbi, fue un poeta, escritor y dramaturgo nacido en Rafaela, provincia de Santa Fe, donde también falleció. Bachiller, fue […]

Francisco Paco Urondo

Francisco Paco Urondo fue un poeta, periodista, académico y militante político.Dio su vida luchando por el ideal de una sociedad […]

Los Muppets

Los Muppets son un grupo de marionetas creados por Jim Henson en 1964. Este peculiar grupo de personajes fue protagonista […]