Wallis Simpson

Biografia OpusVida por dina

PAGINAS: 1 2

Wallis, duquesa de Windsor nacida Bessie Wallis Warfield; más tarde, por matrimonio, llamada Wallis Spencer y después Wallis Simpson; fue una socialité estadounidense que se casó en terceras nupcias con el príncipe Eduardo, duque de Windsor, quien antes de su matrimonio había sido Eduardo VIII rey del Imperio británico y emperador de la India. (19 de junio de 1896 – 24 de abril de 1986).

El padre de Wallis murió poco después de su nacimiento y junto a su madre viuda recibió el apoyo de algunos parientes ricos. Su primer matrimonio, con un oficial de la Marina de los Estados Unidos, se caracterizó por varios períodos de separación y finalmente terminó en divorcio. En 1934, durante el transcurso de su segundo matrimonio, supuestamente se convirtió en la amante de Eduardo, el príncipe de Gales. Dos años más tarde, después de la muerte de Jorge V y el ascenso al trono de Eduardo, Wallis se divorció de su segundo marido y Eduardo le propuso matrimonio. El deseo del Rey de contraer nupcias con una mujer con dos ex maridos vivos provocó una crisis constitucional en el Reino Unido y sus dominios, que finalmente condujo a su abdicación en diciembre de 1936, para casarse, según sus propias palabras, con «la mujer que amo». Después de la abdicación, el antiguo rey fue creado duque de Windsor por su hermano Jorge VI. Eduardo se casó con Wallis seis meses más tarde, después de lo cual fue conocida formalmente como la duquesa de Windsor, sin el tratamiento de Su Alteza Real.

Antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial, muchas personas del gobierno y de la sociedad sospechaban que el duque y la duquesa de Windsor simpatizaban con los nazis. En el transcurso de los años 1950 y 1960, la pareja vivió entre Europa y los Estados Unidos, disfrutaban de una vida de ocio como celebridades sociales. Después de la muerte del Duque en 1972, la Duquesa se recluyó y rara vez volvió a ser vista en público. Su vida privada fue la fuente de múltiples especulaciones y todavía sigue siendo una figura controvertida en la historia británica.

Contenido:

  1. Biografía
  2. Primeros años
  3. Primer matrimonio
  4. Segundo matrimonio
  5. Relación con Eduardo, príncipe de Gales
  6. Crisis de abdicación
  7. Galería de fotos de Wallis Simpson
  8. Tercer matrimonio: duquesa de Windsor
  9. El amante secreto de Wallis Simpson
  10. Segunda Guerra Mundial
  11. Vida posterior y fallecimiento
  12. Legado
  13. La duquesa de Windsor en la cultura popular

Primeros años

Bessie Wallis Warfield fue hija única y nació en Square Cottage en el Monterey Inn, un hotel ubicado al otro lado de la carretera frente al Monterey Country Club, en Blue Ridge Summit, Pennsylvania. Como centro vacacional veraniego situado cerca de la frontera entre Maryland y Pennsylvania, Blue Ridge Summit era popular entre los miembros de la sociedad de Baltimore que deseaban escapar del calor de la temporada, y el Monterey Inn, que tenía un edificio central, así como cabañas individuales, era el hotel más grande de la ciudad. Su padre fue Teackle Wallis Warfield, quinto hijo y el más joven de Henry Mactier Warfield, un comerciante de harina descrito como «uno de los más conocidos y personalmente uno de los más populares ciudadanos de Baltimore», que se postuló para alcalde en 1875. Su madre era Alice Montague, hija de William Montague, un vendedor de seguros. Wallis fue nombrada en honor a su padre y a la hermana mayor de su madre, Bessie —la señora D. Buchanan Merryman—, y era llamada Bessie Wallis, hasta que en algún momento durante su juventud «el Bessie se perdió y la niña fue llamada simplemente Wallis».

Las fechas del matrimonio de sus padres y de su nacimiento permanecen confusas. Ninguno de estos acontecimientos parece haber sido registrado, pero las fechas aceptadas por lo general son el 19 de noviembre de 1895 y el 19 de junio de 1896, respectivamente. Su padre murió de tuberculosis el 15 de noviembre de 1896. En sus primeros años, Wallis y su madre dependieron de la caridad del hermano rico de su padre, Solomon Warfield Davies, presidente y fundador de la Continental Trust Company. Inicialmente vivieron en la gran casa que Solomon compartía con su madre, en el 34 de East Preston Street.

Su tía Bessie Merryman quedó viuda en 1901 y al año siguiente Alice y Wallis se mudaron a su mansión en el 9 de West Chase Street, en Baltimore. Alice se casó nuevamente en 1908, con John Freeman Rasin, Jr., hijo de un prominente miembro del Partido Demócrata de los Estados Unidos. El 17 de abril de 1910, Wallis fue confirmada en la Iglesia Episcopal de Cristo en Baltimore y de 1912 a 1914, Solomon Warfield pagó por su asistencia a Oldfields School, la escuela de niñas más cara de Maryland. Allí trabó amistad con la heredera Renée du Pont, hija del senador T. Coleman du Pont, de la familia du Pont, y con Mary Kirk, cuya familia fundó Kirk Silverware. Un alumno becario en una de las escuelas a las que asistió recuerda: «Era brillante, más brillante que todos nosotros. Tomó la decisión de ir a la cabeza de la clase y lo hizo». Wallis siempre estaba impecablemente vestida y se presionaba bastante para hacer bien las cosas.

Primer matrimonio

Earl Winfield Spencer Jr., primer esposo de Wallis, en 1920. En mayo de 1916, durante una visita a su prima Corinne Mustin en Pensacola, Florida, Wallis conoció a Earl Winfield Spencer Jr., un piloto de la Armada de los Estados Unidos; por esas fechas fue además testigo de dos accidentes de aviación con aproximadamente dos semanas de diferencia, lo que le causó un miedo permanente a volar. El 8 de noviembre de 1916, la pareja se casó en la Iglesia Episcopal de Cristo en Baltimore, que había sido la parroquia de Wallis. Su marido era alcohólico, bebía incluso antes de volar, y una vez se estrelló en el mar pero logró salir casi ileso. Después de que Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial en 1917, Spencer fue enviado a San Diego como primer oficial al mando de una base de entrenamiento en Coronado, ahora conocida como Estación Aeronaval de North Island. Permanecieron allí hasta 1920. En 1920, Eduardo, el príncipe de Gales, visitó San Diego, pero no conoció a Wallis en esa época. Más tarde ese año, Spencer dejó a su esposa por un período de cuatro meses, pero se reunieron en Washington, D. C. en la primavera de 1921, aunque pronto se separaron de nuevo. En 1923, cuando Spencer fue enviado al Lejano Oriente como comandante del Pampanga, Wallis se quedó en los Estados Unidos y mantenía una relación amorosa con un diplomático argentino, Felipe Espil. En enero de 1924, visitó París acompañada de su prima Corinne Mustin, quien recientemente había quedado viuda,antes de partir hacia el Oriente a bordo de un transporte para tropas. Los Spencer se reunieron por un breve periodo hasta que Wallis cayó enferma por beber agua contaminada, después de lo cual fue evacuada a Hong Kong.

Un diplomático italiano la recordaba del tiempo que permaneció en China: «Su conversación era brillante y tenía la costumbre de traer a colación el tema correcto de conversación con cualquier persona que entrara en contacto con ella y entretenerlos con ese tema». De acuerdo con Hui lan-Koo, la segunda esposa del diplomático y político chino Wellington Koo, la única frase en mandarín que Wallis aprendió durante su estancia en Asia fue «joven, paséme el champán».

Wallis realizó un recorrido por China y se hospedó con Katherine y Herman Rogers, a quienes conservaría como amigos mientras estuvo en Pekín. De acuerdo con la esposa de uno de los compañeros de su marido, la señora de Milton E. Miles, fue allí donde conoció al conde Galeazzo Ciano, más tarde yerno de Mussolini y ministro de Relaciones Exteriores italiano, con el que mantuvo un romance del cual quedó embarazada y esto condujo a un aborto mal hecho que la dejó incapaz de volver a concebir.Este rumor se extendió más tarde, pero nunca fue probado y la esposa de Ciano, Edda Mussolini, lo negaba. Para septiembre de 1925, Wallis y su marido estaban de regreso en los Estados Unidos, aunque vivían separados. La pareja se divorció finalmente el 10 de diciembre de 1927.

Segundo matrimonio

Para el momento en que su matrimonio con Spencer fue disuelto, Wallis ya se había involucrado con Ernest Aldrich Simpson, un ejecutivo de transporte marítimo anglo-estadounidense y excapitán de la Guardia Coldstream.Simpson se divorció de su primera esposa, Dorothea —con quien tuvo una hija llamada Audrey—, para casarse con Wallis Spencer el 21 de julio de 1928, en la Oficina de Registro de Chelsea, Londres. Wallis le había telegrafiado que aceptaba su propuesta de matrimonio desde Cannes, donde se alojaba con sus amigos, el señor y la señora Rogers.

Los Simpson se instalaron temporalmente en una casa amueblada con cuatro criados en Mayfair. En 1929, Wallis navegó de regreso a Estados Unidos para visitar a su madre enferma, que en ese momento estaba casada con Charles Gordon Allen. Durante el viaje, las inversiones de Wallis se hicieron polvo en el crack de Wall Street y su madre murió sin un centavo el 2 de noviembre de 1929. Wallis regresó a Inglaterra y como el negocio naviero continuaba boyante, los Simpson se mudaron a un apartamento grande con una plantilla de criados.

A través de su amiga, Consuelo Thaw, Wallis conoció a Lady Thelma Furness, hermana de Consuelo y en ese entonces amante de Eduardo, príncipe de Gales. El 10 de enero de 1931, Lady Furness presentó a Wallis con el Príncipe. Eduardo era el el hijo mayor del rey Jorge V y la reina María, y heredero al trono británico. Entre 1931 y 1934, se reunió con los Simpson en diversas fiestas y Wallis fue presentada en la corte. Ernest comenzaba a tener dificultades financieras, ya que vivían fuera del alcance de sus medios y por ese motivo tuvieron que despedir a su personal.

Relación con Eduardo, príncipe de Gales

En diciembre de 1933, mientras Lady Furness se encontraba en Nueva York, supuestamente Wallis se convirtió en amante del príncipe. Eduardo lo negó ante su padre, a pesar de que su personal llegó a verlos juntos en la cama, así como a encontrar «evidencia física de un acto sexual».Wallis pronto derrocó a Lady Furness y distanció al Príncipe de una antigua amante y confidente, la heredera anglo-estadounidense de textiles Freda Dudley Ward.

Para 1934, Eduardo estaba perdida e irremediablemente enamorado, encontraba atractivas sus maneras dominantes y la abrasiva irreverencia hacia su posición; en palabras de su biógrafo oficial, se convirtió en «servilmente dependiente» de ella. De acuerdo con Wallis, fue durante un crucero en 1934, en el yate privado de Walter Guinness, primer barón de Moyne, llamado Rosaura, que ella se enamoró de Eduardo. En una velada en el palacio de Buckingham, Eduardo la presentó a su madre, lo que causó la indignación de su padre, principalmente a causa de su historia marital, ya que los divorciados generalmente eran excluidos de la corte. Eduardo cubría a Wallis con dinero y joyas, y en febrero de 1935, y más tarde ese mismo año, vacacionó con ella por Europa. Los cortesanos estaban cada vez más alarmados porque el romance empezó a interferir con las actividades oficiales del Príncipe.

En 1935, el jefe de la Sección Especial de la Policía Metropolitana de Londres dijo al Comisionado de la Policía Metropolitana que Wallis también tenía un romance con Guy Marcus Trundle, que «se decía era empleado de la Ford Motor Company». Los informes se hicieron públicos por primera vez en 2003. La afirmación sobre un romance, sin embargo, es puesta en duda por el capitán Val Bailey, que conocía bien a Trundle y cuya madre tuvo un romance con este durante casi dos décadas, y por la historiadora Susan Williams.

Crisis de abdicación

El 20 de enero de 1936, Jorge V murió y Eduardo subió al trono como Eduardo VIII. Al día siguiente, rompió el protocolo real al ver la proclamación a su ascenso al trono desde una ventana del palacio de St. James, en compañía Wallis, que a la sazón permanecía casada. Cada vez era más evidente para la Corte y los círculos gubernamentales que Eduardo tenía la intención de casarse con ella. El comportamiento del Rey y su relación con Wallis le volvió impopular con el Partido Conservador, que dirigía el gobierno británico, y angustiaba a su madre y su hermano. A pesar de que los medios británicos de la preguerra se mantenían respetuosos para con la monarquía y no se publicaban historias sobre el romance en la prensa nacional, los medios de comunicación extranjeros informaron ampliamente de la relación.

El monarca del Reino Unido es también el Gobernador Supremo de la Iglesia de Inglaterra —al momento de la propuesta de matrimonio, y hasta el año 2002, la Iglesia de Inglaterra no permitía que se volvieran a casar las personas divorciadas cuyo excónyuge seguía vivo—. En consecuencia, si bien no había una barrera impuesta por la ley civil para que Eduardo se casara con Wallis, la posición constitucional era que el rey no podía casarse con una divorciada y permanecer como rey —de hacerlo entraría en conflicto con su papel de Gobernador Supremo—.Por otra parte, el gobierno británico y los gobiernos de los dominios estaban en contra de la idea del matrimonio entre el Rey y una divorciada estadounidense por otras razones. Ella era percibida por muchos en el Imperio británico como una mujer de «ambición ilimitada»,que perseguía el Rey por su riqueza y posición.

Wallis le había presentado ya una demanda de divorcio a su segundo marido y la sentencia condicional fue concedida el 27 de octubre de 1936. Su relación con el Rey era del dominio público en el Reino Unido a principios de diciembre. Wallis decidió huir del país en el momento que estalló el escándalo y fue llevada al sur de Francia en una dramática carrera por escapar de la prensa. Por los próximos tres meses, fue sitiada por los medios de comunicación en la Villa Lou Viei, cerca de Cannes, la casa de sus amigos Herman y Katherine Rogers.

De nuevo en el Reino Unido, el rey consultó con el Primer Ministro, Stanley Baldwin, sobre una manera de casarse con Wallis y mantener el trono. El rey propuso un matrimonio morganático, donde el Rey seguiría siendo rey, pero Wallis no sería la reina, pero esto fue rechazado por Baldwin y los primeros ministros de Australia y Sudáfrica. Si el rey llegara a casarse con Wallis en contra del consejo de Baldwin, el Gobierno estaría obligado a dimitir, causando una crisis constitucional.

En su escondite en el sur de Francia, Wallis fue presionada a renunciar al Rey por Peregrine Cust, sexto barón Brownlow, Lord en Espera del Rey. El 7 de diciembre de 1936, Lord Brownlow leyó a la prensa la declaración de Wallis, la cual había ayudado a redactar, y que indicaba la disposición de Wallis de renunciar al Rey.Sin embargo, Eduardo estaba decidido a casarse con Wallis. Como la cuestión de la abdicación cobró fuerza, John Theodore Goddard, procurador de Wallis, declaró que: «[su] cliente estaba dispuesta a hacer algo para aliviar la situación, pero el otro extremo de la cancha [Eduardo VIII] estaba decidido». Esto aparentemente indicaba que el rey había decidido que no tenía más remedio que abdicar si quería casarse con Wallis.

PAGINAS: 1 2

Paco de Lucia

Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras (Cádiz), 21 de diciembre de 1947, Cancún (México), 26 de […]

Lermo Balbi

Lermo Balbi, fue un poeta, escritor y dramaturgo nacido en Rafaela, provincia de Santa Fe, donde también falleció. Bachiller, fue […]

Francisco Paco Urondo

Francisco Paco Urondo fue un poeta, periodista, académico y militante político.Dio su vida luchando por el ideal de una sociedad […]

Los Muppets

Los Muppets son un grupo de marionetas creados por Jim Henson en 1964. Este peculiar grupo de personajes fue protagonista […]