William Randolph Hearst

Biografia OpusVida por dina

PAGINAS: 1 2

William Randolph Hearst fue un periodista, magnate de la prensa estadounidense y además inventor y promotor de la llamada Prensa Amarilla o sensacionalista (San Francisco, 29 de abril de 1863 – Beverly Hills, 14 de agosto de 1951). Su vida y su perfil personal fue reflejada (bajo otro nombre ficticio) en la película Ciudadano Kane de Orson Welles.

Contenido:

  1. Inicios
  2. La Guerra de Cuba
  3. Línea periodística
  4. Impulso de la historieta
  5. Vida privada
  6. Galería de fotos de William Randolph Hearst
  7. Ciudadano Kane

Inicios

Hijo de George Hearst, un rico ranchero y propietario de minas «hecho a sí mismo», adquirió a los 23 años un periódico que su padre aceptó como pago de una apuesta (realmente la apuesta es ganada por él en un juego de cartas), el San Francisco Examiner. Comenzó entonces toda una escalada periodística al monopolio que culminó, en su punto álgido, en la posesión de 28 periódicos (Chicago Examiner, Boston American), 18 revistas (Cosmopolitan), cadenas de radio y alguna productora de cine.

Inspirado en el trabajo de Joseph Pulitzer, fue el inventor de la llamada prensa amarilla o sensacionalismo, un periodismo de investigación mezclado con titulares incendiarios, alejados en muchos casos de la neutralidad y del rigor periodístico, cuyo objetivo primordial fue vender la mayor tirada posible, cuantos más ejemplares se vendieren, tanto mejor.

El poder de Hearst fue tan omnímodo, que prácticamente nadie era capaz de enfrentarse a su vasta legión de publicaciones. Fue posiblemente el mayor monopolio periodístico de todos los tiempos y contó con una nómina constituida por los mejores periodistas, incluyendo a Jack London.

La Guerra de Cuba

Hearst es recordado particularmente por el incidente de la Guerra de Cuba de 1898. Una escalada creciente de tensión surgió entre España y Estados Unidos a causa de la situación de Cuba, colonia perteneciente a España. Esta tensión diplomática fue alimentada por Hearst, según muchos con el único objetivo de vender periódicos, si bien según la posterior película de Orson Welles, la guerra facilitó el anhelado dominio del Canal de Panamá, de gran valor estratégico.

 

Cuando el buque de guerra norteamericano, el crucero Maine sufrió una explosión en el puerto de La Habana, Hearst señaló a España como culpable del sabotaje (siempre se ha creído mayoritariamente que se trató de un accidente, aunque muchos sostienen que fueron los propios estadounidenses quienes provocaron la explosión), e instó al presidente William McKinley (quien no consideraba siquiera la posibilidad de una guerra), a entablar la apertura del conflicto, iniciando una contienda que significaría el fin definitivo del poderío colonial español.

Línea periodística

Las opiniones de Hearst, manifestadas a través de sus periódicos, siempre fueron controvertidas. Acusado de xenofobia, de apoyar al gobierno nazi y de preparar el camino para la caza de brujas contra los comunistas, incluso hay quienes le recriminan lanzar recomendaciones a favor de matar presidentes unos cuantos meses antes del asesinato de McKinley. «I make news» («Yo hago las noticias») era una de sus máximas, ya que alteraba y provocaba hechos para que fueran más escandalosos, de forma que su periódico fuera el primero en publicarlos, obviamente con una gran entrada en cifras azules a sus arcas.

Impulso de la historieta

W. R. Hearst también tuvo gran importancia en el desarrollo de la historieta moderna, gracias a su “astucia y visión comercial” que le condujo a arrebatar a su rival Joseph Pulitzer algunos de sus autores estrella como Richard Felton Outcault o George McManus, además de dar a conocer a James Swinnerton, Rudolph Dirks o Frederick Burr Opper. Incluso se le atribuyen decisiones creativas como el paso de la macroviñeta a la secuencia de ellas en The Yellow Kid o la idea de desarrollar de The Katzenjammer Kids (1897) a partir de la historieta alemana Max y Moritz de la que era un gran admirador.

Otra de sus obras favoritas era Krazy Kat, que mantuvo en sus periódicos durante 20 años, a pesar de que nunca gozó de demasiada aceptación entre el gran público. Cuando en un movimiento contrario a los anteriores, Dirks se trasladó del Journal al New York World en 1913, Hearst logró que su periódico conservase el derecho sobre el título de The Katzenjammer Kids tras dictamen del Tribunal Federal, eligiendo a H.H. Knerr como continuador de la serie. El magnate también impulsó la venta de las primeras recopilaciones de tiras y en 1914 fundó el Kings Feature Syndicate, la primera agencia para la distribución de las mismas.

Para este empresario

Es el padre quien compra el periodico. Los chicos nunca verán tus dibujos si no puedes captar su atención.

PAGINAS: 1 2

Paco de Lucia

Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras (Cádiz), 21 de diciembre de 1947, Cancún (México), 26 de […]

Lermo Balbi

Lermo Balbi, fue un poeta, escritor y dramaturgo nacido en Rafaela, provincia de Santa Fe, donde también falleció. Bachiller, fue […]

Francisco Paco Urondo

Francisco Paco Urondo fue un poeta, periodista, académico y militante político.Dio su vida luchando por el ideal de una sociedad […]

Los Muppets

Los Muppets son un grupo de marionetas creados por Jim Henson en 1964. Este peculiar grupo de personajes fue protagonista […]