Xul Solar

Biografia OpusVida por magui

PAGINAS: 1 2

Xul Solar nace en 1887 en San Fernando, provincia de Buenos Aires. Hijo de madre italiana y padre alemán, Óscar Agustín Alejandro Schulz Solari adoptó el nombre de Xul Solar para firmar sus trabajos.

Contenido:

  1. Juventud  (1901 – 1909)
  2. La música
  3. 1910 – 1911
  4. Europa (1912)
  5. La guerra (1914 – 1915)
  6. Ciudad de Florencia: Pettoruti  (1916)
  7. Galería de fotos
  8. El Tigre. Últimos años (1954)
  9. 1956 – 1958 Ca-tró-li-co
  10. Las grafías plastiútiles o pensiformas
  11. 1960 – 1962
  12. Sus obras y sus pensamientos
  13. Fundación Xul Solar

Juventud  (1901 – 1909)

Con motivo del trabajo de su padre, la familia se traslada a vivir a la Capital, primero a la calle Juncal, luego a Beruti y, en 1903, a la calle Mansilla, a la vuelta del que años después será su domicilio definitivo. Xul ingresa a la escuela secundaria en el Colegio Nacional Sección Norte, ubicado en Libertad y Juncal.

Su padre, ingeniero, es nombrado Jefe Técnico de Talleres en la Penitenciaría Nacional, en 1903, cargo que ocupará durante veinte años. Xul no fue ajeno a los trabajos en la Penitenciaría, incluso existe constancia de que construye un muro dentro de sus instalaciones.

En marzo de 1905, Xul ingresa en la Facultad para estudiar arquitectura, pero abandona sus estudios a fines de noviembre de 1907.

La música

En 1906 Xul compra su primer piano. La educación familiar que recibe tiene una sólida base musical: su abuelo Alexander Schulz era compositor y de su padre Emilio hereda una cítara que aprende a tocar. El Archivo del Museo Xul Solar cuenta con varias fotos de su padre vestido de etiqueta para las veladas de gala del Teatro Colón. Entre las numerosas partituras conservadas se identifica una preferencia por las composiciones de Richard Wagner y de Johann S. Bach, especialmente por la ópera y la música sinfónica. Gracias a su profundo conocimiento de la materia, años después modificará no sólo el sistema de notación musical por uno más fácil de aprender y de tocar sino que intervendrá, con cambios estructurales, una celesta, un armonio y el piano de Lita, su esposa. En su extensa producción crea, además, una serie de obras con títulos que hacen referencia directa a la música: San Danza, Barreras melódicas, Cinco melodías, Coral Bach, Impromptu de Chopin, entre otras.

Hacia 1906 inicia una actividad que mantendrá hasta el final de su vida: la de recortar ilustraciones y artículos de diarios y revistas para pegarlos en hojas, que reúne en varias carpetas divididas según sus distintos intereses.

En 1908 trabaja por unos pocos meses en la Municipalidad de Buenos Aires.

1910 – 1911

En el año de la conmemoración del Centenario de la Revolución de Mayo, la aparición del cometa Halley en el cielo porteño –y la amenaza de que se estrellaría contra la tierra– alarma a los argentinos.

Débil de salud, Xul padece una anemia persistente.

Concurre habitualmente a los espectáculos musicales e introduce, al mundo de la música culta, a su amigo Juan de Dios Filiberto, quien evoca años después la noche inolvidable en que Xul lo lleva al Teatro Colón a escuchar la Novena Sinfonía de Beethoven. Asimismo, construye una amistad con el maestro italiano Vicente Scaramuzza, profesor de piano en el Conservatorio Nacional de Música de Buenos Aires que dirige Alberto Williams.

En unos fragmentos escritos, confiesa que su vocación se encuentra dividida entre la música y la pintura; también dice haber compuesto un poema musical dramático y realizado doce pinturas. Esta inquietud respecto de su vocación concuerda con la ocupación que declara en su libreta de enrolamiento del año 1911, donde escribe: pintor y músico.

Comienza a planear con su amigo Diego Luis Molinari el anhelado viaje a Europa.

Europa (1912)

Teniendo como base la ciudad de Zoagli, cerca de Génova, donde reside su familia materna, recorre varias ciudades europeas: París, Turín, Marsella, Zoagli, Florencia, Milán, Munich. En este período europeo, Xul se enriquece con experiencias, conoce a otros artistas, visita museos y galerías, librerías y bibliotecas. Se vuelca al estudio, a la investigación, a la astrología, asiste a reuniones filosóficas y religiosas. En Londres conoce las colecciones etnográficas y las manifestaciones precolombinas del Museo Británico.

En Turín tiene su primer contacto con las vanguardias europeas a través del nuevo almanaque Der Blaue Reiter. Escribe una carta a su padre donde le relata su acercamiento al arte contemporáneo y sus avances en la técnica de la témpera. En ella dice: “hay cosas espantosas para los burgueses, cuadros sin naturaleza, líneas y colores sólo, por ejemplo así”, y esboza con tinta un cuadro de Kandisnky, agregando: “estoy satisfechísimo porque veo cómo yo solo, sin inspiración exterior de ninguna clase, he trabajado en la tendencia que será la dominante del arte más elevado del porvenir”. Para Der Blaue Reiter, la técnica predilecta ya no era el grabado, tradición alemana que se remonta principalmente a Durero, sino la acuarela. El objetivo común de los artistas, antes que un estilo, era explotar el rol del color, la liberación del principio de imitación, la simplificación de las líneas y el retorno a lo primitivo. En una de las esquinas de la carta delinea la obra Entierro que concreta en dos versiones, probablemente en 1914 y en 1915.

En abril de 1913 vuelve a Londres para recibir a su madre Agustina y a su tía Clorinda –sus “mamás”, como las denomina– que llegan desde Buenos Aires. Permanecen unos pocos días en el Court Hotel y luego pasan por París, visitan el Louvre, tienen la oportunidad de ver el ballet ruso y de allí parten hacia Zoagli. Sus mamás regresarán recién once años después a la Argentina. En una postal, Xul le escribe a su padre: “París es la ciudad más completa quizás. Las señoras han paseado por todo y ya conocen mucho”.

La guerra (1914 – 1915)

A principios de 1914, Xul visita nuevamente París. El ambiente político es confuso. El 28 de junio tiene lugar el atentado de Sarajevo y, en agosto, Alemania le declara la guerra a Francia. En octubre, el argentino regresa a Zoagli. De esta época son sus primeras obras influenciadas por el expresionismo, realizadas al óleo y en témpera: Nido de fénices y la primera versión de Entierro.

En enero de 1915 retorna a París para quedarse nueve meses. Los argentinos que compartieron su vida en esta ciudad, como Alfredo Guttero y el músico Vicente Forte, lo recuerdan envuelto en un poncho de rayas celeste y blanco, al lado de Picasso y Modigliani, libre, desinteresado, inasible, extraño, tierno y misterioso.

Compra un armonio que toca, según el testimonio del escultor Luis Falcini, en “el hueco de una escalera caracol, una especie de descanso donde apenas podía moverse con sus largas piernas…se enroscaba en su caja para hacerle sonar acordes…”.

Pinta en acuarela dos variantes sobre el tema Anjos y hace diversas interpretaciones de Ofrenda cuori. Relacionadas con el simbolismo, las obras contienen un hondo sentido místico.

CIUDAD DE FLORENCIA: PETTORUTI  (1916

En julio viaja a Florencia, donde permanece hasta marzo de 1917. En esa ciudad conoce a Emilio Pettoruti (1892-1971). Juntos recorren varios países de Europa –Alemania, Italia, Francia– y encaran también la vuelta definitiva a la Argentina en 1924, con la idea de realizar una revolución en el arte local. Por su intermedio, Xul conoce a los artistas italianos Achille Lega, representante del futurismo toscano, y Piero Marussig (1879-1937), futuro integrante del grupo Novecento. En esta ciudad es donde Oscar Agustín Alejandro Shulz Solari cambia su nombre por el de Xul Solar, seudónimo con el que comenzará a firmar sus cuadros mucho después de 1918.

Desde 1916, las obras de Xul son combinaciones de signos y símbolos; crea un lenguaje verbal y visual particular que coincide con la búsqueda de sus intereses espirituales. Pinta: Paisaje Bunti.

En su exposición de la Gallería Gonnelli, Pettoruti incluye Luce-Elevazione, estudio del retrato de Xul Solar.

En septiembre de 1917 viaja a Milán y trabaja en el Consulado por pocos meses. Vuelve a esa ciudad en julio de

En  1918 en una postal  a su padre, le escribe obedeciendo a la fonética castellana, pero sin hacer caso de la ortografía: “Fervientes votos de felicidad para ti juntamos a los deseos tantos de reverte después deste destierro ya muy largo ikiza cuando será la reunión de nuevo en la kerencia!”.

PAGINAS: 1 2

Comentar

Debes iniciar Sesión para publicar un comentario.

Paco de Lucia

Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras (Cádiz), 21 de diciembre de 1947, Cancún (México), 26 de […]

Lermo Balbi

Lermo Balbi, fue un poeta, escritor y dramaturgo nacido en Rafaela, provincia de Santa Fe, donde también falleció. Bachiller, fue […]

Francisco Paco Urondo

Francisco Paco Urondo fue un poeta, periodista, académico y militante político.Dio su vida luchando por el ideal de una sociedad […]

Los Muppets

Los Muppets son un grupo de marionetas creados por Jim Henson en 1964. Este peculiar grupo de personajes fue protagonista […]