Alfred Kinsey

Biografia OpusVida por dina

PAGINAS: 1 2

Es la mente humana la que inventa categorías y fuerza la realidad para encasillarla en ellas. En la vida real, hay un continuidad entre uno y otro extremo. Cuanto antes entendamos este aspecto de la conducta sexual humana, antes alcanzaremos una comprensión real de la sexualidad. Para dar cuenta de esta continuidad entre los dos extremos de la escala (las historias exclusivamente heterosexuales y las exclusivamente homosexuales) nos ha parecido conveniente desarrollar una especie de clasificación que refleje los distintos grados de experiencia o respuesta heterosexual y homosexual de cada historia. A cada individuo se le podría asignar una posición en la escala, en cada etapa de su vida, de acuerdo con las siguientes definiciones, teniendo en cuenta tanto las experiencias físicas como las reacciones psicológicas:

0. Exclusivamente heterosexual

1. Predominantemente heterosexual y solo incidentalmente homosexual

2. Predominantemente heterosexual y con experiencias homosexuales más que incidentales

3. Igualmente heterosexual y homosexual

4. Predominantemente homosexual y con experiencias heterosexuales más que incidentales

5. Predominantemente homosexual y solo incidentalmente heterosexual

6. Exclusivamente homosexual

Resumiendo los datos de que disponemos acerca de la incidencia de experiencias homosexuales en la población blanca masculina, y su distribución en la escala de acuerdo con el mayor o menor grado de experiencia heterosexual y homosexual, se pueden hacer las siguientes generalizaciones:

– El 37% del total de la población masculina estudiada ha tenido al menos alguna experiencia abiertamente homosexual, hasta alcanzar el orgasmo, entre la adolescencia y la edad adulta. Casi dos de cada cinco hombres

– El 50% de los hombres que se mantienen solteros hasta los 35 años han tenido alguna experiencia abiertamente homosexual, hasta alcanzar el orgasmo, desde el inicio de la adolescencia

– El 58% de los hombres con un nivel de estudios de Bachillerato, el 50% de los que solo tienen la enseñanza general básica y el 47% de los que tienen estudios superiores, han tenido alguna experiencia abiertamente homosexual, hasta alcanzar el orgasmo, si se han mantenido solteros hasta la edad de 35 años

– El 63% de los hombres no han tenido ninguna experiencia abiertamente homosexual, hasta alcanzar el orgasmo, desde el inicio de la adolescencia

– El 50% de los hombres aproximadamente no han tenido ninguna experiencia homosexual abierta (ni física ni psíquica) desde el inicio de la adolescencia

– El 13% de los hombres aproximadamente tienen una reacción erótica ante otros hombres sin haber mantenido ninguna experiencia abiertamente homosexual desde el inicio de la adolescencia

– El 30% de los hombres han tenido experiencias homosexuales, al menos incidentalmente, durante un periodo de tres años como mínimo, entre la edad de 16 y de 55 años (puntuaciones del 1 al 6 en la escala) Esto representa un hombre de cada tres que ha pasado la época de la adolescencia

– El 25% de los hombres ha tenido experiencias sexuales físicas o reacciones psíquicas más que incidentales durante un periodo de tres años como mínimo, entre la edad de 16 y de 55 años (puntuaciones del 2 al 6 en la escala) Como término medio, aproximadamente uno de cada cinco hombres ha tenido o tendrá relaciones homosexuales inequívocas con esta continuidad

– El 18% de los hombres han tenido como mínimo tanta experiencia homosexual como heterosexual entre la edad de 16 y de 55 años. (puntuaciones del 3 al 6 en la escala) Algo más de 1 de cada seis hombres blancos
– El 13% de la población masculina ha tenido más experiencias homosexuales que heterosexuales durante un periodo de tres años como mínimo, entre la edad de 16 y de 55 años (puntuaciones del 4 al 6 en la escala) Uno de cada ocho de los hombres blancos
– El 10 por ciento de los hombres son exclusiva o casi exclusivamente homosexuales durante un periodo de tres años como mínimo, entre la edad de 16 y de 55 años (puntuaciones 5 y 6 en la escala) Uno de cada diez los hombres blancos

– El 8% de los hombres son exclusivamente homosexuales durante un periodo de tres años como mínimo, entre la edad de 16 y de 55 años (puntuación 6 en la escala) Uno de cada trece

– El 4% de los hombres blancos han sido exclusivamente homosexuales en sus vidas desde el inicio de la adolescencia.

Fuente: Alfred Kinsey (et alii). Sexual Behavior in the Human Male. W.B Saunders anc Co. Philadelphia, 1948.

El Informe Kinsey – Sergio Rocchietti – (Agencia DPA New York IX-2003)
Hace 50 años se publicaba el primer estudio que habló del placer en las mujeres.

Que las mujeres disfrutan del sexo es un dato que hoy no sorprende ni al más pacato de los seres humanos. Pero decir esto hace 50 años fue casi como tirar una bomba.
El zoólogo Alfred Kinsey y el médico Wardell Pommery lo hicieron: publicaron un informe en el que aseguraban que, contra todo lo imaginado en aquel entonces, las mujeres no eran esas novias inmaculadas o fieles esposas que sólo se preocupaban por sus hijos. Esto causó una profunda conmoción en la puritana sociedad estadounidense.
El reporte sobre el comportamiento sexual femenino fue publicado el 14 de setiembre de 1953. Los resultados se basaron en charlas que tuvieron los especialistas con 6.000 mujeres blancas estadounidenses. La conclusión fue que «las mujeres eran mucho sexuales de lo que se presumía y se esperaba moralmente hasta ese momento».
Se decía que una de cada cuatro mujeres de los Estados Unidos era infiel. Y que más de la mitad no llegaba virgen al matrimonio. Kinsey y Pommery no sólo arrasaron con los tabúes sino que abrieron las puertas para conversaciones más sinceras sobre el sexo. El reporte se tradujo a diez idiomas y fue best-seller.
«El velo se había corrido», señala el sexólogo John Bancroft, que hoy dirige el Instituto Kinsey en Bloomington, Indiana. Sin embargo, esta mirada reveladora también les trajo a los autores del informe muchos enemigos entre los conservadores y las influyentes organizaciones de mujeres.
Kinsey fue acusado de dañar la moral y las buenas costumbres, y se intentó evitar nuevas publicaciones. Todo había comenzado cuando le encargaron un informe sobre el comportamiento sexual en los animales. Entonces, este hombre se dio cuenta de que nada se sabía sobre la vida sexual de los seres humanos. En 1948 presentó su primer reporte: «El comportamiento sexual de los hombres». Y no tardó demasiado en convertirse en uno de los sexólogos más afamados de los Estados Unidos.
Cinco años después amplió el reporte con la vida sexual de las mujeres. Su postulado fue que el género femenino necesitaba para su satisfacción sexual más que «algo rápido». Esto no sólo fue avalado por muchas mujeres sino que encendió la chispa de una nueva corriente feminista.

Kinsey nació en Nueva York en 1894. Antes de dedicarse a la sexualidad de las personas estuvo 20 años estudiando los insectos.Y si bien entrevistó a 17000 hombres y mujeres, muchos expertos dudaron de sus resultados argumentando que no eran representativos. También le cuestionaron su modo de plantear las preguntas. Los médicos le reprocharon el hecho de usar parámetros zoológicos en los seres humanos y que tampoco tuviera en cuenta los momentos psicológicos de la sexualidad humanal. Y alegaron que como investigador de de animales le faltaba calificación para analizar el comportamiento sexual de las personas.

El Informe Kinsey y su estupenda historia recreada en su aniversario cincuenta nos da la posibilidad de realizar algunas reflexiones:
Uno, tenía que ser un zoólogo el que se pusiera a investigar la sexualidad humana sin los prejuicios con los que los humanos rodeamos todo lo referente a la sexualidad llámemosla aunque parezca reiterativo «humana». Si Kinsey estudió durante veinte años la sexualidad animal fue eso lo que le permitió alcanzar la sexualidad humana masculina primero, y femenina después, sin los prejucios imperantes en su época. O sea, que su «bestiofilia» y «voyeurismo»-dirían algunos- le dieron la práctica para no mirar, sino para poder interrogar a hombres y mujeres y preguntarse acerca de qué hacen los humanos cuando se apaga la luz (no olvidar que estamos en los años cincuenta).

Dos, la verdad es una cuestión de relatos que hacen efectos en cada uno de nosotros. O no. (La verdad es un tema tan difícil: la deseamos y no la soportamos, la invocamos y cuando aparece la rechazamos, en fin).
Tres, las creencias generan nuestras «verdades».

Cuatro,considerada así, la verdad es una emoción más en el repertorio de nuestras emociones «humanas».
Cinco, el orgasmo femenino no existe biológicamente.El «organstrom», invento aprobado en el 2003 utiliza las vías nerviosas conductoras del dolor para estimular eléctricamente determinadas zonas subcorticales y lograr un reflejo espinal sentido como un orgasmo. El orgasmo vuelve a ser puesto dentro del esquema estímulo-respuesta nervioso, nuestra única intervención es apretar un botón.

Seis, el orgasmo masculino no existe biológicamente, la eyaculación no necesariamente incluye el orgasmo. Recuerden que Kinsey primero se dedicó a los hombres: ¿por qué no se dice nada de lo que dijeron los hombres de aquéllos tiempos?
Siete, tanto el orgasmo femenino como el orgasmo masculino son productos culturales.Decir esto es plantear que las determinaciones sociales, epocales, geográficas, grupales, familiares y lingüísticas, son las que producen el resultado final, claro está, que junto con nosotros, con quiénes seamos nosotros es esos momentos, con que posibilidades nos recorran y qué estemos dispuestos a hacer con ellas. Interacciones y emociones, percepciones e historias. Influencias y libertades.Ocho, ¿por qué las mujeres le dijeron lo que efectivamente sucedía en ellas? Digo, ¿por qué le contaron a Kinsey que eran infieles y sentían más de lo que se aceptaba socialmente?(Hum…).

Nueve, ¿le dijeron «la verdad»? ¿Le dijeron sus emociones, le transmitieron sus creencias?Lo interesante es que parece que la novedad de ser oídas en sus opiniones (el Informe se realiza en base a encuestas que son entrevistas dirigidas con un largo cuestionario) trajo como consecuencia un nuevo mensaje (evangelio) para que los oídos masculinos advirtieran que algo había sucedido en ellas y con ellas. Que se enteraran de una buena vez que no iban a seguir sosteniendo más la idea masculina de la ausencia de goce en el coito por parte de ellas.
Diez, el Informe se siguió realizando todos los años (no tengo la noticia de si aún se lo realiza).

Once, desde 1959 a 1964 Masters y Johnson (marido y mujer, médico y psicóloga) no se contentaron con preguntar sino que se pusieron a observar parejas en el momento del coito (voluntarios en investigaciones universitarias como ésta) e incluso crearon una máquina para poder presenciar y monitorear mujeres durante el coito con una máquina de su invención. Luego también realizaban interrogatorios (protocolos precisos y puntuales) . Ver «Respuesta sexual humana», editorial Inter-médica, Buenos Aires, 1978. Los hombres y mujeres fueron «viviseccionados», medidos, pesados, observados, todo desde la más estricta mirada clínica de la medicina, fotografiados, dibujados (sí, así es) sus órganos y diversas partes anatómicas intervinientes en los encuentros sexuales. Es muy interesante leer sus gráficos y metodologías así como los datos que brindan para llegar a la conclusión -podemos decir nosotros- que no han hecho más que alejarse infinitamente de aquello que podemos llamar sexualidad (a la que anteriormente le hemos agregado el calificativo de «humana», aunque a veces dudamos de ello).

No hicieron más que tratar de percibir y medir modificaciones corporales, compleja manera de no querer saber nada de lo» humano» de la sexualidad.
Por lo menos Kinsey escuchaba a las personas y la medicina se dedicó a lo único que sabe hacer: tratar (o tenemos que decir maltratar en ciertos casos) a los cuerpos. No desconocemos los ideales de «curación» y de «no dañar», es más no nos oponemos, sólo queremos afirmar que hay determinadas metodologías que son ineficaces cuando se trata de lo humano y que nuestro modo de acceder a ello es escuchando e interrogando y de nuevo a escuchar que es lo que de cada existencia puede decirse. Historia y relato, sensación y existencia, comprensión y olvido, pensamiento y límite. Esa es la tarea.


PAGINAS: 1 2

Daniel Day-Lewis

Biografía de Daniel Day-Lewis Daniel Day Lewis nació el 29 de abril de 1957 en Londres (Inglaterra). Es hijo del […]

Facundo Cabral

Influenciado en lo espiritual por Jesús, Gandhi y La Madre Teresa de Calcuta, en literatura por Jorge Luis Borges y […]

Jiddu Krishnamurti

Aunque todas las noches leía algo de carácter filosófico, no podía resistirse a la tentación de llegar al final cuando […]

Familia Rothschild

En 1963 Edmond James de Rothschild creó la Compagnie Financière Edmond de Rothschild con sede en Suiza. Su inicio como […]