Jiddu Krishnamurti

Biografia OpusVida por magui

PAGINAS: 1 2 3

Aunque todas las noches leía algo de carácter filosófico, no podía resistirse a la tentación de llegar al final cuando tenía entre sus manos alguna novela policíaca. Lo fascinaban.

Disfrutaba de la buena comida y de la excelencia en todas las cosas. Amaba la naturaleza, los árboles, las plantas y la jardinería. Cuando K ingresaba a una habitación, ésta se iluminaba.

Mary Zimbalist, fue su ayudante personal y recuerda que también leía poesía y el Antiguo Testamento, no por razones religiosas, sino por el lenguaje. Era profundamente sensible a la belleza del lenguaje. “Siempre hablaba de las maravillas arquitectónicas, la Acrópolis, las catedrales góticas y veía una cualidad casi sagrada en la Victoria de Samotracia y en la gran estatua del Maheshamurti de la isla de Elephanta.

“Seguía las noticias por la televisión y en las revistas semanales. Le gustaba escuchar música a la mañana mientras desayunaba. Beethoven era quien más le apasionaba, luego Mozart, Bach, Haydn, pero eran los cánticos sánscritos lo que lo conmovían profundamente”. Pero también era tan esnob que llevaba a comprobar su reloj a Ginebra para que fuera exacto.

Con respecto a sus enseñanzas, lo que más le gustaba a la gente era que enseñaba a vivir en el presente. Se preocupaba por quienes tenían cerca y les prodigaba cuidados y afectos.

Transmitía una maravillosa sensación de alegría y libertad. Pero había una característica en él que fascinó a todos los que lo conocieron: su sentido del humor. Sus amigos reservaban chistes para contárselos sólo por el placer de verlo reír como un niño. Y él era poseedor de un nutrido repertorio de chistes, historias y anécdotas que hacían reír. Su risa era contagiosa y se reía sobre todo de sí mismo y de las situaciones en las que se encontraba gracias a su peculiar vida.

Meses antes de su muerte, en 1986 señaló: “La risa es parte de la seriedad ¿comprenden? Si uno no sabe reírse y mirar el sol y los árboles y la luz irisada y todo, bueno, entonces está medio muerto, no es lo que se dice un ser humano. Si la seriedad de uno es meramente eclesiástica –los domingos sólo–, entonces uno no es serio. Hablo de la risa, de la sonrisa, de ese sentido del humor, y de disfrutar de los buenos chistes, no de los chistes vulgares; de los chistes realmente buenos. Es bueno reírse; pero la risa puede ser un medio de eludir los hechos, luego uno tiene que darse cuenta. No es que no debiéramos tener sentido del humor: ríanse de un buen chiste con todo su ser”.

Mucha gente reconocida del mundo del espectáculo, científico, político y de la psicología, entre otros, querían conocerlo y le seguían sus pasos. K era bastante flexible para conceder entrevistas. En una oportunidad mantuvo una charla con el director de orquesta Leopold Stokowski y hablaron largo y tendido sobre la inteligencia. K le dijo al músico: “De la inteligencia depende todo. Si usted no es inteligente, no es un gran creador. Así pues, si a la inteligencia se le infunde energía, si se la mantiene viva, ella siempre actuará como médium para la inspiración. Eso es lo que yo llamo inspiración. Surge en usted una idea nueva porque su inteligencia está siempre despierta”.

“La intuición es el punto más alto de la inteligencia y, para mí, mantener viva la inteligencia es inspiración. Ahora bien, sólo es posible mantener viva esa inteligencia, cuya expresión máxima es la intuición, mediante el experimentar, mediante el inquirir constantemente, como un niño. La intuición es la apoteosis, la culminación, el acopio de inteligencia”.

Galería de fotos

La disolución de la orden de la estrella

Hacia 1929 Krishnamurti empezó a sentir y a pensar cosas que lo llevarían a tomar la resolución más dramática de su vida. Ningún intento por disuadirlo tuvo éxito. A partir de allí, para muchos, su imagen se enalteció, otros, se sintieron profundamente defraudados. La determinación de disolver la Orden de la Estrella descolocó tanto a sus seguidores como a Besant y a Lady Emily, una ferviente teósofa a quien había conocido años atrás. Las dos mujeres se habían convertido casi en sus madres y tenían en él una fe ciega. K decidió seguir su camino por cuenta propia. Renunció a ser el maestro del mundo, algo en lo que nunca había creído. Quería dejar en claro que no se consideraba una persona especial y no estaba de acuerdo con la pirámide de poder que se había erigido a su alrededor.

Así lo escribió: “Porque han antepuesto las creencias a la vida, porque han antepuesto a la vida los credos, los dogmas, las religiones, los hombres se han anquilosado. La religión es, a mi entender, el pensamiento congelado de los hombres, a partir del cual han construido templos e iglesias. En el momento en que dejan ustedes al arbitrio de una autoridad externa la ley y el orden espiritual y divino, ya están limitando, sofocando esa misma vida que desearían hacer realidad, a la cual quisieran traer la liberación. Si hay limitaciones, hay esclavitud, y por tanto hay sufrimiento. El mundo en la actualidad es la expresión de una vida esclavizada. Desde mi punto de vista, pues, las creencias, las religiones, los dogmas y los credos no tienen relación ninguna con la vida, y, por consiguiente, relación ninguna con la verdad”.

Fue un gran escándalo. “¿Qué va a ser de ti? ¿De dónde sacarás dinero? ¿Quién va a escucharte?”, preguntaba Besant preocupada porque decía que al joven le interesaban mucho la buena ropa y los automóviles.

La psicoanalista Hedda Bolgar, era seguidora fiel de K y explicó así cómo fueron las reacciones tras la decisión de disolver la Orden de la Estrella: “Fue una reacción muy compleja, que provocó manifestaciones de diversa índole. La primera fue de conmoción absoluta. La gente llevaba años y años poniendo sus ilusiones en algo, esperándolo, y aquélla era la persona que los encarnaría, la persona a la que se nos había exhortado a seguir, a tomar como guía, a admirar, a adorar, y, de repente, la persona que supuestamente es todo eso dice: ‘No, no voy a hacerlo. Yo no soy eso. Ése no es el camino. No busquen en mí la respuesta a sus preguntas. De hecho dijo: ‘Vayan y busquen sus propias respuestas’. Eso es algo muy duro de aceptar.”

A pesar de todos los intentos por hacerlo volver, se mantuvo firme. El 3 de agosto de 1929, en el campamento de Ommen, pronunció el manifiesto final.

Buscaba su propia independencia que, después de todo, era lo que decía a los demás que debían hacer. Para él, hasta los pensamientos obstaculizaban la libertad individual de las personas. Cuestionaba a quienes se dejaban llevar por mandatos psicológicos o espirituales establecidos e instigaba a las personas para que cada uno fuera su propia luz. “La verdad de otro, para nosotros, no es más que una opinión de segunda mano. Aquellos que anidan en las cómodas creencias ya elaboradas nunca volarán.”

Gira por el mundo

Comenzó una vida nueva que no era tan distinta a la anterior. Seguía viajando y dando charlas por todo el mundo. Algunos seguidores se quedaron a su lado. Otros, lo abandonaron.

La Star Publishing Trust era la empresa que imprimía los Verbatim Reports, la transcripción literal de todas sus charlas que se traducían a dieciocho idiomas y se distribuían en India, Europa y Estados Unidos.

K empezó a cambiar su vocabulario por uno más sencillo, menos teosófico. Su amigo Rajagopal era la persona que lo acompañaba intentando llenar el lugar que había dejado Nitya.

Era su representante, coordinador, confidente y secretario. Años después se desatarían entre ambos fuertes disputas legales a raíz de que Rajagopal abandonaría a K quedándose con los derechos de sus publicaciones y el dinero de muchas de las donaciones que los seguidores habían hecho.

En 1935 viajó durante ocho meses por Sudamérica –Brasil, Uruguay, Argentina, Chile– y luego México. En Argentina tuvo que vérselas con la oposición de la Iglesia que había inundado las calles de panfletos que decían:  “Contra Krishnamurti”.

Conferencias en Brasil

Krishnamurti inició su gira sudamericana en Brasil, país al que llegó el 12 de Abril de 1935. dio conferencias en Río de Janeiro el 13 y 17 de abril, en San Pablo el 24. Volvío a dar conferencias en Río de Janeiro los días 4, 10 y 18 de Mayo, y cerró su actividad en Brasil con la conferencia dada en Niteroi el 28 de mayo de l935. Los diarios de San Pablo y Río de Janeiro publican amplias informaciones sobre la actividad de Krishnamurti en Brasil

El 26 de Abril el diario O´ Globo de Río de Janeiro, publica un amplio artículo con fotos de K y Annie Besant y el 28 de Abril hay una artículo similar en el Diario de Noticias de Porto Alegre.

El 28 de Abril de 1935, La Nación de Buenos Aires y el 30 de Abril , el Diario El Plata de Montevideo, Uruguay comentaban las conferencias en Brasil, destacando la gran cantidad de personas que concurrieron.

El 2 de Mayo, el Jornal do Brasil, publica un artículo que cubre tres columnas del Diario en el que se critica lo dicho por K y se molesta porque se haya llenado el estadio de footbal de Fulmínense.

El 4 de Mayo, La Capital de Rosario, Argentina publica una síntesis de la conferencia dada en Río de Janeiro y el Buenos Aires Herald publica una síntesis biográfica de Krishnamurti.

El 10 de Mayo la Revista El Hogar de Buenos Aires publica un extenso artículo de Adolfo Guerra, escritor y poeta llamándolo «admirado filósofo hindú. y el diario El Día de la Plata, de la Provincia de Buenos, Aires, publica una artículo de Antonio Bernardez, donde profundiza en su mensaje.

El 11 de Mayo, el diario Gazeta de Noticias de Río de Janeiro, comenta la segunda conferencia dada por Krishnamurti en los salones del Instituto Nacional de Música. Transcribimos el inicio de este artículo:

«Cuando apareció la concurrencia hizo un silencioso religioso. Con su atrayente rostro moreno, vasta cabellera negra y, ojos penetrantes, el filosofo ejerce una profunda fascinación sobre el público.»

El 12 de Mayo el diario El Mundo de Buenos Aires, publicó un extenso artículo de Arturo Montesano Delchi , titulado «La misión de Krishnamurti»

El 15 de Mayo el diario La Capital, de Rosario, Argentina, dice que Krishnamurti vendrá a Rosario, dará dos conferencias el 27 y 28 de Junio en el teatro La Opera y anuncia la creación de una Comisión Organizadora de la visita, cuyos directores eran : Presidente, Felisa Gertrudis Boix de Romano; Vice ; Dra.Susana S. De Lapacé; y Secretario : Enrique O. Gossweilver

El 19 de Mayo el Diario Uruguay, de Montevideo dedica una página a Krishnamurti comentando párrafos de sus libros.

El 31 de mayo de 1935, la popular revista El Hogar de Buenos Aires, publica fotos y una caricatura de Krishnamurti efectuada por Toño Salazar, máximo caricaturista de la epoca, rodeada de frases elogiosas.

Por el contrario Los Principios, periódico de Córdoba Argentina, publica un artículo de una página con duros ataques a toda la jerarquía de la Sociedad Teosófica y muy satírico respecto a K.

El 1 de Junio se produce en los periódicos de Argentina una verdadera explosión de información a favor y en contra de la visita de Krishnamurti. En el diario La Mañana se publica un artículo de una página donde la escritora alemana Ada Schmidt Bell, comenta varios aspectos de la enseñanza. El Buenos Aires Herald informa acerca de las fechas de conferencias que K dará en Buenos Aires, y anuncia la realización de un festival con la participación de la compañía teatral que encabeza el prestigioso actror Narciso Ibáñez Menta, para recaudar fondos destinados a la Comisión Organizadora de la visita. Al mismo tiempo, el diario Crisol de orientación nazi-facista publica un artículo de una página donde el calificativo más suave para Krishnamurti es «Anticristo judeo- mason» Luego dice: » Tal es el veneno anticristiano que sutilmente nos traen masones y protestantes con el aplauso de los periódicos Claridad, Crítica, La Razón y la Revista El Hogar».

El 2 de junio de 1935, el diario La Razón dedica toda su 2da.sección a Krishnamurti, con fotos de él y Annie Besant y Noticias Gráficas publica una artículo de una pagina de la escritora Victoria Gucovsky elogiando la personalidad de K.

El diario Uruguay de Montevideo, publica una extracto de una confererncia de K y un artículo que dice que el Gobierno de Uruguay recibirá a Krishnamurti como huésped de honor.

El 4 de Junio el diario Córdoba, , publica fotos y un extenso artículo sobre la visita de Krishnamurti a la Ciudad de Córdoba, y datos de la Comisión Organizadora del viaje.

A partir de allí no pasa un solo día sin que los diarios de Argentina y Uruguay publiquen informaciones, fotos y entrevistas con Krishnamurti.

El 13 de junio la prestigiosa revista del Uruguay «Mundo Uruguayo», dedica gran parte de su número 842, con fotos y dibujos de Krishnamurti.

El 14 de junio de 1935 el diario La Nación publica a cuatro columnas un artículo del escritor Domingo Bianchini titulado «Krishnamurti y su credo de la verdad».

El l6 de Junio, el diario El Pueblo de Montevideo, publica un curioso artículo titulado «Krishnamurti nada tiene que ver con el comunismo» El artículo comenta que aun cuando K haya abordado en su último libro el problema social, solo la opinión interesada puede ver en Krishnamurti, tendiente siempre a despertar «la conciencia subliminal que late en todo hombre, a un adicto al comunismo». Agrega el diario, «Deben evitarse los juicios aventurados cuando se desconocen las raíces profundas del pensamiento del eminente filosofo que ha sabido despertar en Europa, Norte América y Brasil la admiración y el respeto de altas autoridades científicas y literarias.»

El 20 de Junio, el periódico El Diario de Buenos Aires, publica un extenso artículo con declaraciones de Krishnamurti y la fotocopia de un mensaje firmado por él donde escribe en ingles:» Dirijo mis miradas hacia mi ida a Argentina».

El 18 de junio, el diario Critica de Buenos Aires, dedica toda su primera pagina a Krishnamurti con un gran foto de Annie Bersant y dice » No es un místico, no enseña ningún sistema religioso, ni político ni filosófico. Es el verdadero individualista que ha hallado la manera de poner en palabras claras la concepción de la libertad humana.»

Conferencias en Montevideo, Uruguay

Krishnamurti dio su primera confererncia en Montevideo el 21 de junio de 1935, en el Teatro La Opera y los días 26 y 28 de Junio la segunda y tercera. Cerró su actividad el 6 de Julio, con la conferencia en la Universidad de Montevideo

El diario Crítica, de Buenos Aires del 25 de Junio de 1935, publicó síntesis de todas la conferencias.

«Ante numeroso y calificado público y en medio de una extraordinaria expectativa, Krishnamurti pronunció anoche su primera conferencia en el teatro El Sodre, de Montevideo. Krishnamurti había despertado inusitado interés en todos los ambientes culturales de la capital uruguaya .Su palabra espontánea y clara en intima armonía con la naturaleza, produjo verdadera sensación. Apareció en el escenario rodeado por los miembros de la Comisión de homenaje y sus amigos Bryan Casselberry, Rajagopal y su representante en Montevideo, señor Alvaro Araujo»

El 24 de Junio, Crítica con un título gigante dice «KRISHNAMURTI PRONUNCIO SU PRIMERA CONFERENCIA ANOCHE EN MONTEVIDEO» y luego agrega «Es el pensador más escuchado en el Universo».

Un día anterior, el 23 de Junio se produce la primera reacción de el sector ultra de la Iglesia Católica Argentina contra Krishnamurti. El diario El Pueblo de Montevideo reproduce palabras de Monseñor Gustavo Franceschi en una conferencia dada en la Liga de Damas Católicas de Buenos Aires, donde presentó a Krishnamurti como el «eje político de largo alcance internacional de las asociaciones secretas, la masonería y el comunismo». Termino su charla diciendo «Doy la primera voz de alerta»

El 26 de Junio continua el embate periodístico y el diario La Fronda que dice refiriendo-se a la próxima llegada de K :» Conviene advertir además, que su doctrina está fundamentalmente reñida con el cristianismo católico. Uno de los principio de Krishna-murti consiste en considerar al hombre en estado de absoluta y pura libertad. Por eso es contrario a todas las religiones de las que dice «obligan al hombre a actuar, pensar y vivir amoldado a ellas». Estamos pues , en presencia de un revolucionario pasivo, pero un subversivo al fin y al cabo.»

El mismo día el diario La Libertad, de la Provincia de Mendoza, publica un extenso artículo comparando a K con R. Tagore e informando que visitará la ciudad de Mendoza, invitado por el Círculo de Periodistas

El 27 de Junio de 1935, el diario de Montevideo, Uruguay, publica una artículo titulado

«Exégesis espiritual de Krishnamurti» y a continuación una crónica de la segunda conferencia dada en el Estudio Auditorio firmada por Mario Radaelli. Transcribimos algunos párrafos:» Ayer dio su segunda conferencia en Montevideo. Como la vez anterior el teatro estaba lleno y millares de personas sin entrada quedaron fuera. Hoy lo comentan en todas partes. Lo comentan, no lo discuten.» Luego agrega «Y llegó Krishnamurti y pulverizó nuestros refugios sin miramientos. Los más arcaicos, respetados, generalizados consuelos, él los aventa con solo examinarlos, pone al descubierto su real naturaleza. Todo nuestro arreglo de la vida, de las ideas de las creencias, las columnas básicas de nuestra civilización, él las abate y desmenuza. Todo lo que creíamos ya construido para siempre, se viene debajo de un golpe.»

El 28 de Junio, el diario de la Confederación General del Trabajo de Uruguay publica un artículo de una página entera, con fotos de K, que concluye con esto » Los trabajadores tienen en Krishnamurti un gran amigo, tan desconocido como desintere- sado. Para que esa amistad y armonía se mantenga los obreros nada tienen que recti-ficar en sus ideas ni en su procedimientos, sino ser fieles a sí mismos.»

Krishnamurti en Argentina

Conferencias y reacciones en la ciudad de Buenos Aires

El 8 y 9 de Julio los diarios de Argentina anuncian profusamente la llegada de Krishnamurti a Buenos Aires. El periódico La Razón dice «En el American Legión llegará mañana Jeddu Krishnamurti. Lo recibirán en la Dársena Norte prestigiosos artistas e intelectuales. El diario The Standard, anuncia la fecha de sus conferencias en el Teatro Coliseo. El diario La Capital, de Rosario publica la información de las conferencias que dará en esa ciudad e informa de los teléfonos de la Comisión Organizadora para reservar las entradas. El diario El Mundo publica el horario y fecha de las conferencias. El diario La Prensa informa sobre la creación en Mendoza de la Comisión Organizadora del viaje de Krishnamurti a esa provincia adonde llegará los primeros días de agosto. Y el diario Crítica publica un artículo de una página anunciando la primera conferencia que será el día 12. el día anterior, el Diario El Mundo de Buenos Aires, publica una página completa, con un síntesis de sus libros y conferencias. Lo mismo hacen los diarios Ultima Hora y Buenos Aires Herald.

PAGINAS: 1 2 3

Daniel Day-Lewis

Biografía de Daniel Day-Lewis Daniel Day Lewis nació el 29 de abril de 1957 en Londres (Inglaterra). Es hijo del […]

Facundo Cabral

Facundo Cabral, conocido como el  Mensajero de la Paz fue un cantautor, escritor y músico argentino.  «Nacemos para vivir, por […]

Jiddu Krishnamurti

Jiddu Krishnamurti o J. Krishnamurti, fue un conocido escritor y orador en materia filosófica y espiritual. Sus principales temas incluían […]

Familia Rothschild

La familia Rothschild, conocida como la Casa Rothschild  o simplemente los Rothschild, es una dinastía europea de origen judeoalemán algunos […]