Superman

Biografia OpusVida por dina

PAGINAS: 1 2 3 4

Influencias

Un factor que influyó en las primeras historias de Superman es el contexto de la Gran Depresión. La perspectiva de Shuster y Siegel, con tendencias izquierdistas, se refleja en los primeros argumentos, donde Superman toma un rol de activista social, que lucha contra empresarios y políticos deshonestos y demuele conventillos ruinosos. Roger Sabin, estudioso de los cómics, lo ve como un reflejo del «idealismo liberal del New Deal de Franklin Roosevelt». En los programas radiales de Superman posteriores, Superman continuó tocando temas sociales como en una emisión de 1946, cuando se enfrentó a una versión del Ku Klux Klan. También se menciona como influencia del trabajo de Shuster y Siegel, su condición de hijos de inmigrantes judíos; de a acuerdo a Timothy Aaron Pevey, ellos crearon «una figura inmigrante cuyo deseo era ajustarse en la cultura estadounidense como un estadounidense», concepto que Pevey cree que aprovecha un importante aspecto de la identidad norteamericana.

Siegel señaló que los héroes míticos de las tradiciones de muchas culturas influyeron sobre el personaje, incluyendo a Hércules y Sansón. Scott Bukatman ve al personaje como un «digno sucesor de Lindbergh… [y] también… como Babe Ruth», y que además es representativo de la dedicación de los Estados Unidos al «progreso y lo nuevo» a través de su «cuerpo invulnerable… donde la historia no puede ser inscrita». Adicionalmente, dado que Siegel y Shuster eran fans reconocidos de las revistas pulp de ciencia ficción, se ha sugerido que otra influencia pudo ser Hugo Danner, personaje principal de Gladiator, novela de 1930 de Philip Wylie, y que poseía los mismos poderes del Superman inicial.

Jim Steranko, historiador y creador de cómics, citó al héroe de pulp llamado Doc Savage como otra probable fuente de inspiración, ya que notó similitudes entre los primeros diseños de Shuster y los avisos publicitarios de Savage de la misma época: «Al principio Superman era una variante del peso pesado del pulp Doc Savage». Steranko argumentó que las revistas de pulp jugaron un rol importante en la formación del concepto inicial: «El concepto de Siegel de Superman personificaba y amalgamaba tres temas separados y distintos entre sí: el visitante de otro planeta, el superhumano y la doble identidad. Compuso el carisma de Superman explotando los tres elementos y los tres contribuyeron de igual manera en el eventual éxito de la tira. Su inspiración, por supuesto, vino de las revistas pulp de ciencia ficción». Steranko también identifica como probable influencia de Siegel y Shuster a las historias de Aarn Munro, escritas por John W. Campbell, que tratan sobre un descendiente de terrícolas criado en Júpiter que, debido a la mayor gravedad del planeta, es un superhombre en la Tierra, tanto de mente como de cuerpo.

Como Siegel y Shuster eran judíos, algunos comentaristas religiosos y académicos especializados en la cultura popular, tales como el rabí Simcha Weinstein y el novelista británico Howard Jacobson, sugirieron que la creación de Superman fue influenciada en parte por la figura de Moisés y otros elementos judíos.  El nombre kryptoniano de Superman, Kal-El, se parece a las palabras hebreas קל-אל, que se pueden interpretar como «voz de Dios». El sufijo «el» —que significa de Dios— también se encuentra en los nombres de ángeles, como Gabriel, quienes son agentes del bien con aspecto humanoide, que pueden volar y poseen poderes sobrehumanos. Las leyendas judías del golem también se citaron como dignas de comparación; un golem es un ser mítico creado para proteger y servir a los judíos que eran perseguidos en el siglo XVI en Praga y cuyo concepto revivió en la cultura popular como referencia a su sufrimiento a manos de los nazis en Europa durante las décadas de 1930 y 1940. Además, Superman es visto frecuentemente como una analogía de Jesús, por ser un salvador de la humanidad.

Douglas Fairbanks en la película Robín de los bosques de 1922. Shuster declaró que se basó en escenas de dicha película para las posturas de Superman.

Aunque el término superman o superhombre fue acuñado por Friedrich Nietzsche, no está claro que tan influyente fue el filósofo alemán y sus ideales sobre Siegel y Shuster. Les Daniels especula que «Siegel tomó el término de otros escritores de ciencia ficción quienes lo habían usado de manera informal», notando además que «su concepto lo recuerdan cientos de millones que puede que apenas sepan quien es Nietzsche». Otros autores argumentan que Siegel y Shuster «no pueden haber ignorado la idea que dominaría el nacionalsocialismo de Hitler. El concepto fue, ciertamente, bien discutido». Sin embargo, Jacobson y otros señalan que, en muchos aspectos, Superman y el Übermensch son polos opuestos.  Nietzsche imaginó el Übermensch como un hombre que ha trascendido las limitaciones de la sociedad, de la religión y de la moral convencional, mientras aún es fundamentalmente humano. Superman, en cambio, un alienígena dotado de increíbles poderes, elije honrar los códigos morales y sociales humanos. El hombre perfecto de Nietzsche está más allá de los códigos morales; el hombre perfecto de Siegel y Shuster se restringe a sí mismo con un alto nivel de adherencia a esos mismos códigos.

Los mismos creadores de Superman discutieron sobre varios factores que influyeron sobre el personaje. Ambos eran ávidos lectores y su mutuo amor por la ciencia ficción ayudó a conducir su amistad. Siegel citó como influencia a las historias de John Carter: «Carter era capaz de saltar largas distancias porque el planeta Marte era más pequeño que la Tierra; y tenía una gran fuerza. Imaginé a Krypton como un gran planeta, mucho más grande que la Tierra». Ambos, además, eran ávidos coleccionistas de tiras cómicas en su juventud —que recortaban del periódico— con el «Pequeño Nemo» (Little Nemo) de Winsor McKay encendiendo sus imaginaciones con su sentido de la fantasía. Shuster señaló a los artistas que jugaron un papel importante en el desarrollo de su propio estilo y que también fueron una gran influencia: «Alex Raymod y Burne Hogarth eran mis ídolos —también Milt Caniff, Hal Foster y Roy Crane—. Pero el cine fue la mayor influencia en nuestra imaginación: en especial, las películas de Douglas Fairbanks Senior». El papel de Fairbanks como Robin Hood fue, de hecho, un referente para Superman, ya que Shuster admitió que basó la postura de Superman en escenas de la película. El cine también influenció la narrativa y la distribución de las viñetas en la página,  mientras que la ciudad de Metrópolis se llama así en honor a la película homónima de Fritz Lang.

Problemas de copyright

Como parte del trato que permitió que Superman fuera publicado en Action Comics, Siegel y Shuster le vendieron los derechos a la compañía a cambio de US$130 y un contrato para suministrarle material al editor. The Saturday Evening Post, en un reportaje de 1940, reveló que la pareja de creadores recibía US$75,000 anuales, una fracción de los millones de dólares de utilidad que le dejaba Superman a National Comics Publications.  Siegel y Shuster renegociaron el acuerdo, pero los rencores persistieron y en 1947, los creadores entablaron una demanda para que el contrato de 1938 se declarara nulo y que se les restablecieran los derechos de la propiedad intelectual de Superman. El mismo año, demandaron a National por los derechos de Superboy, que aseguraban ser una creación independiente que National había publicado sin autorización. National los despidió de inmediato y quitó sus créditos de las historias, provocando una batalla legal que terminó en 1948, cuando una corte de Nueva York dictaminó que el contrato de 1938 debía mantenerse. Sin embargo, el dictamen del juez J. Addison Young les otorgó los derechos de Superboy. Siegel y Shuster también reconocieron por escrito que la compañía poseía Superman, atestiguando que ellos tenían los derechos para «todas las otras formas de reproducción y presentación, ya sea las que existen hoy o las que fuesen a ser creadas en el futuro», pero DC se negó a volver a contratarlos.

En 1973, Siegel y Shuster iniciaron un nuevo pleito reclamando la propiedad de Superman, pero esta vez la demanda se basó en la Ley sobre Copyright de 1909, la que garantizaba los derechos de reproducción durante 28 años con la posibilidad de renovarlos por otros 28 años más. Su argumento planteaba que ellos habían cedido el copyright a DC por sólo 28 años. Perdieron este juicio en dos instancias: en un dictamen de una corte de distrito el 18 de octubre de 1973 y en la corte de apelaciones, el 5 de diciembre de 1974.

En 1975, después de reportajes acerca de la paupérrima calidad de vida que llevaban, Warner Communications otorgó a Siegel y a Shuster pensiones vitalicias de US$20,000 anuales y beneficios de salud. Jay Emmett, quien era entonces vicepresidente ejecutivo de Warner Bros., fue citado en el New York Times declarando que «no existe obligación legal, pero definitivamente siento que hay una obligación moral de nuestra parte». Heidi MacDonald, escribiendo para Publisher’s Weekly, señaló que aparte de la pensión «Warner acordó que Siegel y Shuster serían, de ahora en adelante, acreditados como los creadores de Superman en todos los cómics, series de televisión y películas».

En 1976, un año después de este acuerdo, el periodo del copyright se extendió otra vez, ahora por otros 19 años, dando un total de 75 años. Sin embargo, esta vez se insertó una cláusula a la extensión para permitirle a los autores reclamar su trabajo, reflejando los argumentos planteados por Siegel y Shuster en 1973. La nueva ley entró en vigencia en 1978 y permitió un periodo de reclamaciones basado en el periodo previo de copyright de 56 años. Esto significó que los derechos sobre Superman podrían ser reclamados entre 1994 y 1999, basándose en la fecha inicial de publicación de 1938. Jerry Siegel murió en enero de 1996, por lo que su esposa y su hija llenaron un aviso de término de copyright en 1999. Joe Shuster murió en julio de 1992 y sus sucesores no presentaron ninguna reclamación.

En 1998 el periodo de copyright se extendió nuevamente, esta vez por la ley Sonny Bono Copyright Term Extension Act, a 95 años y con un nuevo periodo para realizar reclamaciones. En enero de 2004, Mark Peary, sobrino y heredero legal del patrimonio de Joe Shuster, llevó una notificación legal sobre su propósito de reclamar la mitad de Shuster del copyright, la terminación efectiva en 2013.  El estado de la parte del copyright que le corresponde a Siegel es ahora parte de un conflicto legal. Warner Bros. y los Siegels entraron en conversaciones para resolver los problemas generados por la notificación de término; sin embargo, no lograron llegar a un acuerdo y los Siegel entablaron una demanda alegando infracción de copyright por parte de Warner Bros en octubre de 2004. Por su parte, Warner Bros contraatacó, afirmando que la notificación de término tiene defectos, entre otros argumentos. El 26 de mazo de 2008, el juez Stephen Larson de la corte de distrito del Distrito Central de California dictaminó que los herederos de Siegel tenían derecho a reclamar una parte del copyright en los Estados Unidos. El dictamen no afecta los derechos internacionales, que Time Warner posee sobre el personaje a través de DC. Deberán acordarse por medio de juicios, temas como la cantidad de dinero que corresponde a los herederos de Siegel y si sus derechos se extienden a las obras derivadas como las versiones cinematográficas, aunque cualquier compensación será sólo aplicable a las obras publicadas desde 1999. Time Warner no ofreció declaraciones con respecto al dictamen, pero tiene el derecho de impugnar la decisión del tribunal. El caso tiene una audiencia programada en una corte estatal de California para mayo de 2008.

Una nota de término de derechos de reproducción similar, que fue registrada el 2002 por la esposa e hija de Siegel, acerca del personaje de Superboy, fue juzgada con un veredicto a su favor el 23 de marzo del 2006. Sin embargo, el 27 de julio del 2007, la misma corte emitió un comunicado revirtiendo la resolución del 23 de marzo del 2006. Esta resolución está siendo objetado legalmente por Time Warner, y el caso hasta ahora sigue sin resolución.

Un veredicto del 9 de junio de 2009 en el caso denegó un reclamo de la familia de Siegel de que se les debían cuotas monetarias por las licencias. El juez de la Corte de Distrito Estados Unidos Stephen G. Larson dijo que Warner Bros. y DC Comics habían cumplido sus obligaciones con los Siegels bajo un acuerdo de compartir las ganancias de la película del 2006 Superman Returns y la serie Smallville. Sin embargo, la corte también decidió que si Warner Bros. no comienza las filmaciones de una nueva película de Superman para el 2011, la familia de Siegel tendrá el derecho de demandar por recuperación de daños.

Personaje

Dada la naturaleza serial de la publicación de cómics y su longeva existencia, Superman ha evolucionado como personaje a medida que se han ido sumando nuevas aventuras. Los detalles de su origen, relaciones y habilidades han cambiado significativamente durante el curso de la publicación del personaje, desde lo que se considera la Edad de Oro de los cómics hasta la Edad Moderna.

Sus poderes y villanos fueron evolucionando durante la década de 1940; obtuvo la habilidad de volar y desde 1941 se introdujeron villanos disfrazados en sus historias. El personaje supo de la existencia de Kriptón en 1949, aunque el concepto del planeta había sido establecido casi al principio, en una tira de 1939.

En la década de 1960, apareció un segundo Superman. DC había establecido con anterioridad un multiverso dentro del universo ficticio que sus personajes compartían. Esto permitía que los personajes publicados en 1940 pudiesen existir al mismo tiempo que contrapartes renovadas para los años 1960. Este concepto se le explicó al lector a través de la noción de dos grupos distintos de personajes que vivían en «Tierras paralelas». El segundo Superman fue creado para explicar la membresía de Superman tanto en la Sociedad de la Justicia de América, ambientada en la década de 1940, como en la Liga de la Justicia de América, creada en los años 1960.

En la década de 1980 se produjeron nuevamente cambios radicales en el personaje. DC decidió remover el concepto del multiverso para simplificar su línea editorial. Esto llevó a una reinterpretación de todos los antecedentes y el pasado de los personajes que DC publicaba, entre ellos Superman. John Byrne reescribió el pasado de Superman, removiendo convenciones establecidas y personajes de la continuidad e incluyendo a Superboy y a Supergirl. Byrne además restableció a los padres adoptivos de Superman, los Kent, como personajes de importancia, quienes en la continuidad previa, habían fallecido al inicio de la carrera de Superman (aproximadamente en el momento en que Clark Kent se graduaba de la enseñanza secundaria).

En la década de 1990, Superman fue asesinado por el villano Doomsday, aunque el personaje fue resucitado pronto.  Superman además se casó con Lois Lane en 1996. Su origen es nuevamente retomado en 2004. En 2006, el superhéroe perdió sus poderes durante un año ficticio, pero al término del mismo los recuperó.

Personalidad

En las historias originales de Siegel y Shuster, Superman era rudo y agresivo. El personaje se entrometía para detener a estafadores, gángsters, linchamientos y casos de violencia doméstica, con una forma de actuar más brutal que la que tiene hoy en día y con un código moral menos estricto que al que están acostumbradas las audiencias actuales. Guionistas posteriores suavizaron al personaje y le infundieron un sentido de idealismo y un código moral de conducta. Aunque no tenía la sangre tan fría como Batman en sus primeras historias, el Superman que aparecía en los cómics de la década de 1930 no se preocupaba del daño que su fuerza pudiese causar, lanzando villanos de manera que lo más problable era que murieran, si bien dichas muertes rara vez fueron mostradas en forma explícita. Esto llegó a su fin en el año 1940, cuando el nuevo editor Whitney Ellsworth instituyó un código de conducta obligatorio para sus personajes, prohibiéndole a Superman matar. Este cambio se reflejó en las mismas historias donde, ocasionalmente, ya fuera en la narrativa o en el diálogo, Superman recordaba haber jurado nunca tomar una vida humana y que, de llegar a hacerlo, colgaría su capa simbólicamente y se retiraría.

El personaje actual adhiere a un estricto código moral, que se atribuye frecuentemente a los valores de la región del medio oeste estadounidense con los que fue educado. Dentro del universo ficticio de DC comics, su compromiso a operar dentro de la ley ha sido un ejemplo para muchos héroes, pero ha creado resentimiento en otros, que se refieren a él como el «gran boy scout azul». Superman ha permanecido bastante inflexible al respecto, causando tensión en la comunidad de superhéroes, en especial con la Mujer Maravilla, después de que ella asesinó a Maxwell Lord.

Como parte de su historia siempre incluye la pérdida de su planeta natal Krypton, el personaje de Superman se muestra generalmente muy sobreprotector con la Tierra, y en particular con la familia y amigos de Clark Kent. Esta misma pérdida, combinada con la presión por usar sus poderes en forma responsable, le provoca una sensación de estar solo en el planeta, a pesar de sus amigos, esposa y padres adoptivos. Encuentros con personajes que él creyó que eran también kryptonianos, como Power Girl —que es, de hecho, del Krypton del universo de Tierra-2— y Mon-El, lo han decepcionado.  La llegada de Supergirl, que fue confirmada no sólo como de Krypton, sino que además como su prima, logró aliviar un poco su soledad.

PAGINAS: 1 2 3 4

Daniel Day-Lewis

Biografía de Daniel Day-Lewis Daniel Day Lewis nació el 29 de abril de 1957 en Londres (Inglaterra). Es hijo del […]

Facundo Cabral

Influenciado en lo espiritual por Jesús, Gandhi y La Madre Teresa de Calcuta, en literatura por Jorge Luis Borges y […]

Jiddu Krishnamurti

Aunque todas las noches leía algo de carácter filosófico, no podía resistirse a la tentación de llegar al final cuando […]

Familia Rothschild

En 1963 Edmond James de Rothschild creó la Compagnie Financière Edmond de Rothschild con sede en Suiza. Su inicio como […]